domingo, 31 de mayo de 2009

Lluvia púrpura x dos






De Lluvia púrpura de Martín Sánchez (1975-)
(Ed. Huesos de jibia)

El silencio de las aguas turbias
elaborado en nuestro particular ritual
ha llegado

nos convierte en extraños.

Ninguno se atreve a confesar
que su propia quietud y perfume
se han vuelto preferibles.
**

Yo acá escuchando Low
de Bowie.


Estaría bueno que vinieras
te mostraría cómo es el proceso
pero decidí no convocarte más.

Prefiero terminar la noche sobre un escenario
en el que se desata una tormenta
allí
los efectos especiales son reales.
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char