domingo, 1 de marzo de 2015

No telefoneé a nadie y nadie me telefoneó

CLARICE LISPECTOR
(Tchetchelnik, Ucrania, 1920-Río de Janeiro, Brasil, 1977) 

UN SOPLO DE VIDA
Estuve sola todo un domingo.
No telefoneé a nadie y nadie me telefoneó.
Estaba totalmente sola.
Me quedé sentada en un sofá
con el pensamiento libre.
Pero en el transcurso de ese día
hasta la hora de dormir,
tuve tres veces un súbito reconocimiento
de mí misma y del mundo que me asombró
y me hizo sumergir en profundidades oscuras
de donde salí hacia una luz de oro.
Era el encuentro del yo con el yo.

sábado, 28 de febrero de 2015

Qué claridad de tallos encendidos

Pilar Verdú del Campo

(Sevilla, España, 1976. Reside en Valencia)

"Jamás, pues, osaría proclamarme dueña de mis palabras, pues me siento-y ya es mucho- usufructuaria de ellas. Hermosa, como siempre, la etimología: usus fructus, el uso del fruto. (...) La poesía es, como el árbol del bien y del mal, un medio de conocimiento: de nosotros mismos, del mundo que nos envuelve, de ese mundo al que el poeta debe permanecer siempre atento. Qué bien lo dijo el maestro Alberti en estos versos que me hacen temblar, porque la belleza es un temblor: 'La poesía es no estar sentado, es no querer morirse, apasionadamente. Es entrar en el alba a cuerpo limpio en las ondas del día, es no dormir y ser el alba antes del alba'. Hay que ser valiente para entrar en el alba a cuerpo limpio, para desnudarse de cuanto nos cobija y, a pecho descubierto, lanzarse hacia una luz cegadora, hacia el espejo inmisericorde que te pondrá ante ti mismo, ante los hombres y ante tu Dios o tu falta de Él. Pero aunque puede ser en extremo doloroso el hallazgo, trae también, si lo logras, la serenidad de la aceptación y del abrazo con el otro, con el prójimo que encuentra en un verso su mismo latido, esa respiración a la que nunca supo ponerle nombre."
                                                                                                 Pilar Verdú del Campo 
**


El mundo es vertical y descendente,
y sus hilos me envuelven
al telúrico seno del origen;
fabrican un arrullo inacabable
para abrazar mi cuerpo
en simiente de pan y de futuro.

Qué claridad de tallos encendidos
trepándose a los cielos,
antorchas,
axis mundi.


De Axis mundi, Premio Gerardo Diego 2013.

viernes, 27 de febrero de 2015

Infieles como flores, veleidosos como la mariposa que soporta el viento

Lenore Kandel
(Nueva York, EE.UU., 1932- San Francisco, id., 2009)

Eros/Poema

¡Alabado sea el joven Eros que folla con todas las chicas!
Sólo los dioses aman con tanta generosidad
compartiendo su beatitud con todos
¡Alabado sea Eros! Aquel que ama tan sólo la belleza
y la encuentra por doquier
Eros te he conocido y a tus diosas pasajeras
envueltas en un halo de amorlujuria tan real como una flor cualquiera
que florece un día y se pierde luego con el viento
he visto cómo titilaban tus ojos de placer
cuando alababas la belleza de la dulce Psique con tu lengua enamorada
para verlos brillar luego con la misma profunda dicha
mientras otras mujeres tiernas yacían entre tus manos
¡Alabado sea Eros! Aquel que es incapaz de acumular amor
pero lo gasta como el agua en un tamiz dorado
compartiendo su propia gracia lasciva
con todos aquellos que le permiten la entrada
infieles como flores, veleidosos como la mariposa que soporta el viento
¡Alabado sea Eros, hijo de los dioses!
aquel que ama tan sólo la belleza             y la encuentra
por doquier
*
Eros/Poem

Praise be to young Eros who fucks all the girls!
Only the gods love with such generosity
sharing beatitude with all
Praise be to Eros! Who loves only beauty
and finds it everywhere
Eros I have met you and your passing goddesses
wrapped in a haze of lovelust as true as any flower
that blooms its day and then is lost across the wind
I have seen your eyes lambent with delight
as you praised sweet Psyche’s beauty with your loving tongue
and then have seen them sparkle with that same deep joy
as other ladies lay between your hands
Praise to be eros! Who can hoard no love
but spends it free as water in a golden sieve
sharing its own soft wanton grace
with all who let his presence enter in
faithless as flowers, fickle as the wind-borne butterfly
Praise to be Eros, child of the gods!
who loves only beauty         and finds it
everywhere
**
Traducción: Anna-Lisa Marí Pegrum
**
Para leer más de la autora, aquí

jueves, 26 de febrero de 2015

Enorme es el cansancio del significar

VALERIO MAGRELLI 

(Roma, Italia, 1957)

"¿Dónde está la vida que hemos perdido con la vida?/ ¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido con el conocimiento?/ ¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido con la información?" 
T.S. Eliot
**
TITULARES

Son las espinas
para arrancar la lana,
las astillas para deshacerse de la red,
pretextos para atraer
la atención textil
del lector, trampas.
cepos, y en tanto el ojo
ya ha caído
en el engaño de la nota.

TITOLI 
Sono le spine/ per strappare la lana,/ le schegge per tirare via la maglia,/ pretesti per attrarre/ l’attenzione tessile/ del lectore, trabocchetti,/ tagliole, e intanto l’occhio/ è già caduto/ nella pania del pezzo.
***
CÓDIGO DE BARRAS

Honremos al altísimo estandarte
que flamea sobre el reino de la cosa
el alma criptográfica del precio
rosa del nombre y nombre de la rosa
mazo de estelas, ramo
de tendones y venas
-pulso
para auscultar
el latido del dinero.

CODICE A BARRE
Onoriamo l’altissimo vessillo/ che sventola sul regno della cosa/ l’anima crittografica del prezzo/ rosa del nome e nome della rosa/ mazzo di steli, fascio/ di tendini e di vene/ - polso/ per auscultare/ il battito del soldo.
***
REBUS

Es un mundo sin tiempo
y sin viento.
Todo está quieto
y fatigosamente significa.
Enorme es el cansancio del significar
en esta cantera del sentido.
Cada palabra es un arrecife
de letras y figuras.
Todo pesa.

Tomado de Epígrafes para la lectura de un diario, Bajo la luna, 2008, traducción Guillermo Piro.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Porque no es la memoria un pergamino

SUSANA THÉNON
(Buenos Aires, Argentina, 1935-1991) 

Porque la memoria no tiene parques cerrados,
porque no es la memoria un pergamino, una lápida
o acero, un dorso transitable para buriles,
y también porque un dios ahora olvidado
tuvo una vez para la sed
un vaso, para el llanto un oído
y sin palabras
rebalsó los niveles, desorbitó los cauces
e inundó todo égido, toda miseria,
algo que llaman vida, soplo, barro,
supura o sangra, pero brilla,
enciende.

De La morada imposible, Tomo I y II. Editorial Corregidor, 2001.

martes, 24 de febrero de 2015

Las tupidas cabelleras de los bosques

Quinto Horacio Flaco

(en latín Quintus Horatius Flaccus)
(Venusia, hoy Venosa, Basilicata, 65 a.C.-Roma, 8 a.C.)

Carminum IV, 1 (Venus tardía)

¿Mueves de nuevo guerras, Venus
después de paz tan prolongada?
Déjame, te lo ruego, te lo ruego.
Ya no soy como era bajo el reinado
de la buena Cinara. Cesa, madre cruel
de los dulces Cupidos, de ablandar
con tu suave imperio a un hombre endurecido
de cerca de diez lustros. Vete
adonde te llaman los tiernos ruegos
de los jóvenes. Más a tono será que,
en alas de purpúreos cisnes,
te llegues a la casa de Paulo Máximo,
si buscas abrasar un corazón idóneo;
pues él es noble, bello y elocuente
en favor de los nerviosos reos,
joven de mil habilidades,
y llevará muy lejos las enseñas de tu milicia.
Y, si alguna vez es más fuerte
que el pródigo rival y puede reírse
de sus regalos, cerca de los lagos
Albanos, te erigirá una estatua de mármol
bajo un techo de limonero.
Aspirarás allí mucho incienso,
y te deleitarán liras y flautas Berecintias
con sus sones mezclados, y la siringa.
Allí, dos veces en el día, niños
y tiernas vírgenes, alabando
tu divinidad, golpearán tres veces
el suelo con blanco pie,
según el rito Salio.
A mí ya no me agradan mujer ni niño,
ni crédula esperanza de amor mutuo,
ni disputar por vino, ni ceñir
mis sienes con las flores nuevas.
Pero, ¡ay!, ¿por qué, por qué, Ligurino,
corre una lágrima furtiva por mis mejillas?
¿Por qué un poco elegante silencio
paraliza mi lengua y mi elocuencia?
En mis nocturnos sueños imagino
que te tengo, que te persigo a ti,
que vuelas por la hierba del campo Marcio,
que te persigo a ti, cruel, por el agua inconstante.
**
Carminum IV, 3 (El don de la Musa)

A aquel a quien miraste, Melpómene, al nacer,
con ojos apacibles no lo ensalzará púgil
el esfuerzo en el Istmo, ni un fogoso caballo
lo conducirá vencedor en carro de Acaya,
ni la guerra, caudillo adornado con hojas
de Delos, lo presentará al Capitolio
por haber aplastado hinchadas jactancias de reyes;
antes bien, las aguas que bañan la fértil Tíbur
y las tupidas cabelleras de los bosques
lo harán célebre en el canto Eolio.
El pueblo de Roma, la primera de las ciudades,
juzga digno situarme entre los coros amables de sus poetas,
y ya me muerde menos el envidioso diente.
¡Oh Piéride, que templas el dulce ruido de mi lira de oro!
¡Oh tú, que, si quisieras, darías la armonía del cisne
a los peces mudos! Todo es regalo tuyo
si me señala el dedo de los que pasan
como cultivador de la Romana cítara.
Mi inspiración y mi buena fama, si es que la tengo,
son sólo tuyas.
**
Carminum IV, 10 (A Ligurino)

¡Oh tú, hasta ahora cruel, en medio del poder
que los dones de Venus te otorgan!
Cuando un invierno inesperado llegue
sobre tu orgullo, y caigan esos rizos
que ahora revolotean sobre tus hombros;
cuando se apague ese color,
más encendido que el de la rosa roja,
y se vuelva áspera la cara de Ligurino,
dirás todas las veces que lo veas,
al otro, en el espejo:
«¡Ay! Mi espíritu de hoy,
¿por qué no me animó cuando era niño?
O ¿por qué no regresan aquellas tiernas
mejillas a este nuevo corazón mío?»

lunes, 23 de febrero de 2015

Lloro y canto

(...)
Porque no espero
Porque no espero retornar
Deseoso del don de éste y de la visión de aquél
Ya no me esfuerzo más por esforzarme por cosas semejantes
(¿Por qué debiera desplegar las alas el águila ya vieja?)
¿Por qué debiera lamentarme yo
Por el poder perdido del reino acostumbrado?

De Miércoles de ceniza (T.S. Eliot)
**
MARÍA DEL CARMEN COLOMBO 
(Buenos Aires, Argentina, 1950)

Por qué habría de extender
sus alas el águila
envejecida
dijo

el águila
envejecida
extendiendo
sus alas

porque tengo esperanza de volver
porque tengo esperanza
de volver al lugar
del que nunca
me he ido
este lugar

porque tengo esperanza
sobre la línea desafinada
de los techos
lloro y canto.

De La muda encarnación. Último Reino, 1993.

domingo, 22 de febrero de 2015

Porque hay razones más terribles que tigres

JORGE LUIS BORGES

(Buenos Aires, Argentina, 1899-Ginebra, Suiza, 1986)

Alguien

Un hombre trabajado por el tiempo, 
un hombre que ni siquiera espera la muerte 
(las pruebas de la muerte son estadísticas 
y nadie hay que no corra el albur 
de ser el primer inmortal), 
un hombre que ha aprendido a agradecer 
las modestas limosnas de los días: 
el sueño, la rutina, el sabor del agua, 
una no sospechada etimología, 
un verso latino o sajón, 
la memoria de una mujer que lo ha abandonado 
hace ya tantos años 
que hoy puede recordarla sin amargura, 
un hombre que no ignora que el presente 
ya es el porvenir y el olvido, 
un hombre que ha sido desleal 
y con el que fueron desleales, 
puede sentir de pronto, al cruzar la calle, 
una misteriosa felicidad 
que no viene del lado de la esperanza 
sino de una antigua inocencia, 
de su propia raíz o de un dios disperso. 

Sabe que no debe mirarla de cerca, 
porque hay razones más terribles que tigres 
que le demostrarán su obligación 
de ser un desdichado, 
pero humildemente recibe 
esa felicidad, esa ráfaga. 

Quizá en la muerte para siempre seremos, 
cuando el polvo sea polvo, 
esa indescifrable raíz, 
de la cual para siempre crecerá, 
ecuánime o atroz, 
nuestro solitario cielo o infierno.

sábado, 21 de febrero de 2015

La representación es esa forma de negar la sustancia

Liliana Díaz Mindurry

(Buenos Aires, Argentina, 1953)

El cuadro Cazadores en la nieve de Brueghel tiene para mí una resonancia infinita. Hasta he soñado con él. Cuando lo vi en el film Solaris de Andrei Tarkovsky sentí que alguien en otro tiempo y distancia sentía esas vibraciones que no terminan de suceder. Como si hoy se siguiera pintando. Como si formara parte de nuestra vida.
(...)
Empecé el libro de poemas Cazadores en la nieve casi con el año. Me pregunté por qué ese cuadro de Brueghel me atraía de un modo magnético. Por qué me gustaba el blanco, la nieve, el frío, el fuego. Por qué me había peleado a muerte con los trópicos siendo que por ellos viajé toda mi infancia. Pensé en un niño haciendo una ecuación fría, imposible para comprender el sentido del mundo. Y un maestro ciego, opaco, que no lo ayudaba. Esa helada desesperación, de que los maestros son ciegos y no tenemos más que el arte para no morir en el intento de comprender algo por más pequeña que sea la comprensión.
L.D.M.
**
TERCERA MUJER CERCA DEL FUEGO

Que simules
ver una mujer cerca del fuego y que su vida sea un cuento
para dormir. Una mujer con la lengua
llena de lastimaduras,
ésas que producen las palabras
deformes. Que simules ver el Aqueronte 
cerca, a sólo un paso, el inestable color del vino en tu mirada
y en la mujer con frío. Que simules
ver una mujer cualquiera como las otras,
y que se te agote la vista
ante esa cosa oscura de los perros
que ladran a la luna,
como si supieran
como si la mujer supiera
el salto del instante. Que simules
la secreta unción que une al fuego y las mujeres,
el cielo verde y los hielos, o que simules 
ver a la pobre mujer de Brueghel
como virgen etérea que apresa al unicornio.
Es tarde ya para simulaciones,
para soñar paraísos:
cualquier hecho es el primero de la serie
o el último. Y cualquier hecho
mirarlo o no mirarlo
revela
siempre lo mismo:
la vocación de abismo de las cosas.
**
Gritos

Se pueden ver las carretillas que llevan los desperdicios
de la luz. Un mundo fuera de foco
abstraído,
extraño.
Los perros fuera de foco que llaman a presas de otros mundos,
los cazadores que cazan
huecos para llevar a sus
casas.
Nada en su sitio. 
O tal vez cada cosa conservando empecinadamente
la obstinación
del sueño.
La oscuridad verde sobre el blanco, los cristalizados
gritos. La historia impersonal de todos
y de cualquiera.
Hay un momento en la tarde, un exacto momento 
en que las cosas se tuercen
y de a poco,
como si nada,
enpiezan lentamente
a despeñarse.
(La ilusión de la vida es quebradiza y tiembla).
**
Tercer cazador

Hay un tercer cazador más adelante
más pequeño que los otros
(igualmente encorvado y vestido de igual forma).
Es él,
el que miente por gusto, el que caza mentiras.
La mentira tiene gusto a fresas escondidas debajo de la nieve.
El que se consume cada día
bajo un cielo disperso. El que olfatea otros pensamientos
como un perro. El del pensamiento que humea
calor y fuego. Un pensamiento con olor a carne cruda
inventada. El que, abrigado hasta los dientes,
cuenta estrellas en un cielo sin estrellas
como si hubiera estrellas,
cacerías. Por algo le atraen los acordes bajos.
Quién sabe que hay en su cabeza,
si harapos,
si inviernos para salir de caza
empecinadamente,
para medir le dispersión del cielo.
Es ése. El que mira a las mujeres frente al fuego,
perras todas:
él se inventa. El que dibuja mundos, perros, presas, cazadores, casas, nieve, hielo, pájaros
y mujeres.
La representación es esa forma de negar la sustancia.
**
Nueva mirada sobre niños

Con la seducción de una luna
fragmentaria,
como si la condena fuera ver estanques helados
con niños que patinan,
y mirarlos desde esa brutalidad del que mide las cosas
con precisión imposible pero con un ahogo
nacido del fondo de los años,
ver esa selva oscura de Dante en las casitas de tejados blancos
y también adentro de figuras pintadas
que se deslizan en cuadros donde la nieve no disimula
el malestar futuro
los cuartos
húmedos,
vacíos,
como si siempre la condena fuera verlos
sin saber hasta cuándo se puede soportar
el saber que ya la violencia
se organiza
en los ojos
de los niños.

(De Cazadores en la nieve, La Letra EME, Buenos Aires, 2014)

viernes, 20 de febrero de 2015

El corazón quiere sombra

DULCE MARÍA LOYNAZ

(La Habana, Cuba, 1902-1997)

Poema XVII

Hay algo muy sutil y muy hondo 
en volverse a mirar el camino andado...
El camino en donde, sin dejar huella, 
se dejó la vida entera.
** 
TIERRA CANSADA
(Romance pequeño)

La tierra se va cansando,
la rosa no huele a rosa.
La tierra se va cansando
de entibiar semillas rotas,
y el cansando de la tierra
sube en la flor que deshoja
el viento... Y allí, en el viento
se queda...

La mariposa
volará toda una tarde
para reunir una gota
de miel...

Ya no son las frutas
tan dulces como eran otras...
Las canas enjutas hacen
azúcar flojo... Y la poca
uva, vino que no alegra...
La rosa no huele a rosa.
La tierra se va cansando
de la raíz a las hojas,
la tierra se va cansando.
(Rosa, rosita de aromas...,
la de la Virgen de Mayo,
la de mi blanca corona...
¿Qué viento la deshojó?)
¡Me duele el alma de sola!...

(La Virgen se quedó arriba
toda cubierta de rosas...)

¡No me esperes si me esperas,
Rosa más linda que todas!...

La tierra se va cansando...
El corazón quiere sombra...
**
Soneto

Quiere el Amor Feliz  -el que se posa poco...-  
arrancar un verso al alma oscura:
¿Cuándo la miel necesitó dulzura?
¿Quién esencia de pomo echa en la rosa?

Quédese en hojarasca temblorosa
lo que no pudo ser fruta madura:
No se rima la dicha; se asegura
desnuda de palabras, se reposa...

Si el verso es sombra, ¿qué hace con el mío
la luz?... Si es luz... ¿la luz por qué lo extraña?
¡Quien besar puede, bese y deje frío

símbolo, el beso escrito!... ¡En la maraña
del mapa no está el agua azul del río,
ni se apoya en su nombre la montaña!...
** 
Precio

Toda la vida estaba
en tus pálidos labios...
Toda la noche estaba
en mi trémulo vaso...
Y yo cerca de ti,
con el vino en la mano,
ni bebí ni besé...
Eso pude: eso valgo.

jueves, 19 de febrero de 2015

La mesa de escribir es hecha de amor y de sumisión

Hilda Hilst

(Jaú, Brasil, 1930- 2004)

XXII

No me busques ahí
donde los vivos visitan
a los llamados muertos.
Búscame
dentro de las grandes aguas
en las plazas
en el fuego corazón
entre caballos, perros,
en los arrozales, en el arroyo
o junto a los pájaros
o en el reflejo
de otro alguien,
subiendo un duro camino.
Piedra, semilla, sal
pasos de la vida. Búscame ahí.
Viva.
***
De Balada de Alzira (1951) 

XVI 
O que nós vemos das coisas são as coisas.
Fernando Pessoa

Las cosas no existen.
Lo que existe es la idea
melancólica y suave

que hacemos de las cosas.

La mesa de escribir es hecha de amor
y de sumisión.
En tanto
nadie la ve
como yo la veo.
Para los hombres
es hecha de madera
y está cubierta de tinta.
Para mí también
mas la madera protege su interior
pues su interior es humano.

Los libros son criaturas.
Cada página un año de vida,
cada lectura un poco de alegría
y esta alegría
es igual al consuelo de los hombres
cuando inquietos permanecemos
en respuesta a sus inquietudes.

Las cosas no existen.
La idea, sí.

La idea es infinita
igual que el sueño de los niños.

Traducción: Leo Lobos

miércoles, 18 de febrero de 2015

Tu espalda como espejo

Mercedes Álvarez
Tomada de lecturalia.

(Tandil, provincia de Buenos Aires, Argentina, 1979. Vivió en Mar del Plata hasta los diecinueve años. Entre 1998 y 2006 residió en España. Actualmente reside en Buenos Aires)


Yo no quería
ser esposa sino musa
cruzar
los aldabones del tiempo
retratarme con la espada al hombro
escapar
a la infección que arrasó
aquel año
la tierra.
Yo no quería
otra cosa que tus hombros
porque no tenían ojos ni expresión
ni boca ni nada.
Pero resultó que sí
que al final sí
y terminé por usar
tu espalda
como espejo.
**

Tan presto fue
el paso de sus sandalias en la niebla
que no llegó a oírla
ella se perdió en el aire
se volatilizó
en su mano la respuesta
y fue como si se hubiera ido demasiado pronto
o como si no hubiera
llegado nunca.
**
Recomendación III

A fuerza de estar al pie de una ventana
se termina siempre
por ver cosas terribles.
Es bueno recordar
que las tragedias
no son fácilmente evitables.
Suena lógico espaciar
el deseo de contemplación del mundo.

martes, 17 de febrero de 2015

Aquí yace el cuerpo de este mundo

HENRY DAVID THOREAU

(Concord, Massachusetts, Estados Unidos, 1817-1862)

MI VIDA HA SIDO EL POEMA
(My Life Has Been The Poem)

Mi vida ha sido el poema
Lo he escrito,
Pero no podría vivir por los dos
y pronunciarlo.

Traducción Literal del Inglés por: Juan Diego Amoroz E. ®
**
HONESTO CIELO
(Fair Haven)

Cuando pequeñas colinas se movieron como corderos
Y Josué gobernaba en el cielo,
Inconsciente fluyó el Musketaquid,
Y ni una pulgada se movió Fair Haven.

Cuando el principio tiende a inclinarse
Al miedo egoísta o cobarde
Y los inconstantes mortales caen a mi alrededor,
No te olvidaré Fair Haven.

Si hay unos riscos en este mundo
Que son una pasarela al cielo,
Placentera, dura y hecha a medida,
Sin duda debe ser Fair Haven.

A menudo trepé tu dura pendiente
Donde incesante vuela el cuervo
Y me demoré una hora al atardecer,
Por amor de ti, Fair Haven.

Si alguna vez mi barca es barrida por la tempestad
Y cada esperanza sepultada por la ola
Y en este frágil casco se abre una vía de agua,
Mantendré mi curso por ti, Fair Haven.

Cuando las preocupaciones pesadamente presionen mi alma
Y los males deprimentes sean abyectos
O cuando me tienda a descansar,
pensaré en ti, Fair Haven.

Y cuando tomé mi último y largo reposo
Y quedamente duerma en la tumba,
Qué cubierta más amable para mi pecho,
Que tu cálida turba, Fair Haven.

(traducción Guillermo Ruiz) 
**
LA TARDANZA DEL POETA
(The Poet´s Delay)

En vano veo la mañana mejorar,
En vano observo el occidente brillar,
Quien ociosamente mira hacia otros cielos,
Imaginando la vida por otros caminos.

En medio de tanta riqueza sin limites,
Aún, estoy solo y pobre por dentro,
Los pájaros han cantado su estío,
Pero aún mi primavera no inicia.

He de esperar el viento de otoño,
Obligado a buscar un día más apacible,
y no dejar atrás nidos extraños,
¿No hay bosques aún resonando en mi verso?

Traducción Literal del Inglés por: Juan Diego Amoroz E. ®
**
EPITAFIO DEL MUNDO
(Epitaph On The World)

Aquí yace el cuerpo de este mundo,
Cuya alma ¡ay! al infierno es arrojada.
Este joven excelente desde hace mucho tiempo pasó,
Su hombría de plata fue tan rápida,
La edad de hierro finalizó;
Dijo es en vano, su carácter,
Los distintos destinos, que acontecen,
En qué año murieron, cuándo se levantaron,
Sólo sabemos que aquí yacen.

Traducción Literal del Inglés por: Juan Diego Amoroz E. ®

lunes, 16 de febrero de 2015

Los techos oían lo que les arrojaba al oído

VLADIMIR MAIAKOVSKI

(Baghdati, Georgia, Rusia, 1893-Moscú, id., 1930)

MI UNIVERSIDAD 

¿Sabe francés, 
restar, 
multiplicar? 

Declina maravillosamente! 
¡Que decline! 
Pero oiga, 
¿acaso usted podría cantar a dúo, 
con los edificios? 
¿Usted acaso comprende 
el idioma de los tranvías? 
El hombre, a veces, 
apenas sale del cascarón 
y ya lleva libros bajo el brazo, 
y cuadernos escritos. 
Yo 
aprendí el alfabeto en los letreros, 
hojeando páginas de estaño y hierro. 
Los maestros 
toman la tierra, 
la descarnan, 
la destrozan, 
y enseñan: 
–Toda ella 
no es más que un globo pequeño, redondo. 
Pero yo
con los codos aprendí geografía. 
No en vano he dormido tanto sobre la tierra. 
Los historiadores se atormentan con 

/importantes preguntas:

–¿Era o no era roja la barba de Barbarroja? 
¡Que sea! 
No me gusta meterme en las mentiras con 
/telaraña.

Yo conozco de Moscú cualquiera de sus 
/historias.

Hablan de Dobroliubov (para que lo odien) 
pero su apellido está en contra, 
protesta la familia. 
Yo 
desde niño 
aprendí a odiar a los gordos, 
a los que se venden por una comida. 
Se sientan, 
charlan, 
y para gustarle a la dama, 
hacen sonar sus pobres ideas 
con sus frentes llenas de monedas. 
Yo 
dialogaba sólo con los edificios, 
y las tomas de agua eran mis interlocutoras. 
Con la ventana del oído atento escuchando, 
los techos oían lo que les arrojaba al oído. 
Y luego, 
de noche, 
sobre una cosa 
o la otra 
nos pasábamos charlando, 
moviendo la "sin hueso". 
**
¿SE ATREVE? 

Yo emborronaré el mapa de lo vulgar 
vertiendo la pintura en un vaso. 
En un plato de gelatina mostré 
los pómulos oblícuos del océano. 

En las escamas de un pez de hojalata 
leí la llamada de nuevos labios. 
Y usted 
¿se atreve 
a tocar un nocturno 
en la flauta de los canalones? 

domingo, 15 de febrero de 2015

Caridad, Compasión: palabras huecas

Pedro B. Palacios 

(Almafuerte)
(San Justo, Provincia de Buenos Aires, 1854-1917)

El misionero
(Fragmentos)

6

Mas, levantando el sórdido capucho,
Toca de su radiante, calva testa,
Dijo con voz de llanto y de protesta:
“Yo soy el miserable que amó mucho.

“Soy el que puso paz en la discordia,
Pan en el hambre, alivio en las prisiones,
Y en la obsesión tenaz, más que razones,
Puso sin razonar, misericordia.

“Yo derramé, con delicadas artes,
Sobre cada reptil una caricia:
No creí necesaria la Justicia
Cuando reina el Dolor por todas partes.

“Con sublime, suprema Democracia,
Cualquier hombre fue hombre en mi presencia;
No dividí jamás en mi conciencia,
Cual un escriba infame, la Desgracia.

“Yo miré con espanto al miserable,
Con el espanto del Caín primero,
Cual si yo –¡pobre sombra, todo entero!–
Fuese de su miseria responsable.

“Yo entendí que los éxitos ultrajan
La equidad del Señor y de sus dones;
Pues por un triunfador hay mil millones
Que más abajo de sí mismos bajan.

“Yo repudié al feliz, al potentado,
Al honesto, al armónico y al fuerte...
¡Porque pensé que les tocó la suerte
Como a cualquier tahúr afortunado!

(...)

“Yo tuve mi covacha siempre abierta
Para cualquier afán, falaz o cierto,
Y tan franco, tan libre, tan abierto,
Mi hermoso corazón como una puerta.

(...)

“Yo recibí el sarcasmo pestilente
Que de los senos presidiarios corre,
Como el santo de piedra de una torre
Las caricias del sol sobre su frente.

“Y a pesar de ser bálsamo y ser puerto,
De ser lumbre, ser manta y ser comida...
¡A mí nadie me amó sobre la vida
Ni nadie me honrará después de muerto!”.

Como rueda, filtrando los breñales,
El manantial nervioso y cristalino,
Comenzó, por la faz del Peregrino,
A desatar el llanto sus raudales.

(...)
***
9

“Caridad, Compasión: palabras huecas,
Llanto de cocodrilo plañidero...
¡Si una santa mujer, si un jardinero,
Abonan su jardín con hojas secas!

“Felicidad total: maldito nombre,
Consigna del cobarde y del tirano...
¡La perfección en sí del cuadrumano,
Tal vez hubiese suprimido al Hombre!

“Ser algo es ser esclavo; no hay libertos...
¡Todo marcha en la lógica Suprema:
Desde el collar de soles de un sistema
Hasta cualquier montón de insectos muertos!

“En vano, Chusma sacra, en vano jipas...
¡Tienes que trasponer los Infinitos,
Como avanza el rocín bajo tus gritos,
Arrastrando al andar sus propias tripas!

“En las olas que te alzan y voltean,
Ruedas al más allá, roja burbuja,
Sin saber la razón que a ti te empuja,
Como no sabe un buey por qué le arrean.

(...)
***
12

(...)

“Fui grande en el soñar y fui pequeño
El día de la acción, y eso me pierde...
¡Pero, no quiero ya que se recuerde
Que ya es una virtud tener un sueño!

“Que sobre mí su maldición irradie
La conciencia vulgar, la ley del hombre:
Perdí persona, posición y nombre
Y para bien del Bien ya no soy nadie.

(...)

“Yo mismo, sin piedad, no me perdono
Ese luchar frenético de Olimpia;
Criminal es un bien que nada limpia,
Castigo es una cruz que no es un trono.

“Sin ley, ni hogar, ni patria, ni destino,
Como las hojarascas de la selva,
¡Dejaré de sufrir cuando me vuelva
Polvo bien pisoteado en el camino!...

sábado, 14 de febrero de 2015

Un rizo por cada equivocación

Kyra Galván 
Tomada de laotrarevista.com

(México DF, México, 1956)



SEIS B

Esta noche me atreví
a cortarme un poco el cabello.
Yo no hubiera podido tener
la valentía de Sor Juana.
Un rizo por cada equivocación
por cada flaqueza.
Yo más bien he creído lo contrario.
Tener la firmeza para sostener las tijeras
significa
que también tendré el coraje
de abrir estos ojos mañana
y sonreír.
**
EXTRANJERO

SER EXTRANJERO es algo más
de lo que Bertold Brecht decía
acerca del no poder colgar un cuadro
o plantar un arbusto y verlo crecer con nostalgia.
Es algo que arde en el pecho,
es la soledad que taladra el sentido del ser,
de la unicidad y de la ubicuidad.
Ser extranjero es sentirse siempre diferente,
a veces, con grandes contrastes,
otras, con una slight difference.
Es el deseo ardiente de pasar inadvertido
e igualarse al color, la forma, la masa.
Es vivir entre dos dimensiones
y mirar al mundo desde la vertiente
de dos cuadros de ajedrez.
Es no poder ser ni el peón, ni el rey.
Es el juego en el que no tomas parte
(te quedas en la banca).
Es no poder decir, no poder gritar.
Una acumulación de palabras en tu idioma materno.
Una máscara en el escenario,
de actores de otra compañía.
La máscara de la rabia y la impotencia.
Es buscar el círculo que se cierra
porque no hay otros que se abran.

Es bailar siempre a otro compás,
olvidar la letra de la canción.
Es acostumbrar el cuerpo a otras temperaturas,
los ojos a otros paisajes,
el corazón a otros ritmos y la nariz,
a otros olores.
Es aplacar la nostalgia de un sueño
que llamamos Patria,
que como todo en la vida se convierte
algún día, en una fantasía más.
Ser extranjero es construir un todo sobre una nada
y sostenerlo con hilos inexistentes,
por el tiempo que dure, con sólo tu soplo cansado.
Es querer encontrar las mismas estrellas en otras latitudes.
Aprender otras canciones y sentirte
piel roja o marciano
en donde los normales son ellos
los pelo amarillo
o los ojos rasgados.
Ser extranjero es darse cuenta
que todo es igual,
la oración en el templo budista, metodista o católico.
La misma esperanza, las flaquezas.
La xenofobia, el dolor de saber
que tú eres el extranjero,
el diferente, la amenaza, el agredido.
El que no se toma en serio, el bicho bajo el microscopio.
Si alguna vez,
todos
fuéramos extranjeros.
***
Mecánica de los cuerpos terrestres
Llegaste al punto
donde se reúne el tiempo;
donde el agua y la tierra manan
de un solo cauce.
Donde el placer es absoluto
y la energía, radiante.
Llegaste a mí
y no conocimos ni oriente ni poniente,
sino la oscuridad condensándose
alrededor de nuestra luz,
porque tu lengua era mi madre alimentándome
y tu miembro era mi padre.
eras mi figura masculina y femenina a un tiempo.
Eras el vientre materno:
mi boca llena de pechos, lengua, falo,
mi tajo colmado de saliva y músculo.
Los cuerpos reflejaron la gravedad exacta,
la mágica proporción de tus caderas
que sin peso se posan sobre mis huesos.
En este centro de centros
los cuerpos se arrastran, vuelan
o acaso, se deslizan,
como cuerpos celestes sobre vía láctea
como cuerpos terrestres suspendidos
en la unión que prolonga
el espacio prenatal.
Por la savias del amor
emparentamos en un solo cuerpo
por boca y sexo unidos.
Siendo madre, padre,
siendo hermanos también,
en una misma cúpula de agua
donde, aunque de volumen intacto,
nuestros cuerpos terrestres
su gravedad disminuyen.
como en el vientre materno,
como en el pozo del infinito:
humedad y placer.

viernes, 13 de febrero de 2015

¡Faltas de atavío!




Ezra Pound
(Hailey, Idaho, EE.UU., 1885-Venecia, 1972)

Ulteriores instrucciones
Vamos, cantos míos, expresemos nuestras más bajas pasiones,
expresemos nuestra envidia por los hombres con empleo
permanente y ninguna preocupación por el futuro.
Sois muy ociosos, cantos míos,
temo que vais a acabar mal.
Os plantáis por las calles.
Haraganeáis en las esquinas y en las paradas de los autobuses,
no hacéis nada del todo.
Ni siquiera expresáis nuestras noble cualidades internas;
acabaréis muy mal.
¿Y yo? Me he vuelto medio loco.
Tanto os he hablado
que casi ya os veo alrededor mío,
¡insolentes bestezuelas! ¡Sinvergüenzas! ¡Faltas de atavío!
Pero tú, canto, el más nuevo de todos,
aún no tienes edad para haber hecho mucho daño.
Te conseguiré una casaca verde en China
con dragones bordados en ella.
Te conseguiré los calzones de seda escarlata
de la estatua del Niño Jesús en Santa María Novella;
no vaya a ser que digan que no tengo gusto
o que no hay sangre azul en la familia.

Versión de Jorge Fondebrider
**
Further Instructions 

Come, my songs, let us express our baser passions. 
Let us express our envy for the man with a steady job and no worry about the future. 
You are very idle, my songs, 
I fear you will come to a bad end. 
You stand about the streets, You loiter at the corners and bus-stops, 
You do next to nothing at all. 

You do not even express our inner nobilitys, 
You will come to a very bad end. 

And I? I have gone half-cracked. 
I have talked to you so much that I almost see you about me, 
Insolent little beasts! Shameless! Devoid of clothing! 

But you, newest song of the lot, 
You are not old enough to have done much mischief. 
I will get you a green coat out of China 
With dragons worked upon it. 
I will get you the scarlet silk trousers 
From the statue of the infant Christ at Santa Maria Novella; 
Lest they say we are lacking in taste, 
Or that there is no caste in this family. 
**
Imagen: Mark Rothko.

jueves, 12 de febrero de 2015

Espectacular y diestro animal, el pez

Marianne Moore
(Kirkwood, Missouri, 1887-Nueva York, 1972)

Una botella egipcia de vidrio tirado en forma de pez

Aquí tenemos sed
y paciencia, desde el principio,
y arte- como en una ola que se levantó para que viéramos
en su esencial perpendicularidad
no quebradizo
sino intenso -el espectro, este
espectacular y diestro animal, el pez,
cuyas escamas rechazan las espadas del sol con su pulido.

De Selected Poems (1935), Complete poems, Penguin Books, Nueva York, 1994
Versión: J. Aulicino

miércoles, 11 de febrero de 2015

Esa chica se parece a mí

Javier Cófreces, Eduardo Mileo y Alberto Muñoz
(Argentina, Buenos Aires, 1957; Buenos Aires, 1953; Buenos Aires, 1951 respectivamente)



Titanes

"Un titán es una persona de excepcional fuerza, que descuella en algún aspecto. También, una grúa para mover enormes pesos. Pero Titanes son también los hijos varones de Urano y Gea, que crearon toda una estirpe con sus hermanas, las Titánides", escriben los poetas en el prólogo. Y agregan: !Este libro no habla de grúas ni de mitología –aunque algunos de sus personajes hayan devenido en mito–, pero sí de personas que han descollado en algún aspecto de la vida social y cultural. No obstante, tampoco es este el motivo por el cual nos interesan, sino porque son ellos quienes nos han educado, en el amplio sentido de la palabra." "Vaya uno a saber por qué Paul Celan, Erik Satie, Juan Ramón Riquelme, han sido titanes. La arbitrariedad, si no avisa, no traiciona. Un titán es algo para un rato, como la vida."
**
De Javier Cófreces, dedicado a Luis A. Spinetta:
  
Despecho

Cansado de llorar por Cris,
Le escribiste una canción.
Se comenta que ella jamás te la agradeció.
Nosotros seguiremos cantando ese blues
hasta que Cristina reflexione,
aunque ya sea demasiado tarde…
Tal vez la chica algún 8 de febrero
se digne arrojar un tiste crisantemo
al Río de la Plata, donde tus cenizas brillan
entre escamas de pescados rabiosos.
**
De Alberto Muñoz, dedicado a Carlos Marx:
La lámpara de Marx

Quiénes éramos, amor, aquellos que leíamos

en la isla a la luz de una lámpara de kerosén
a Marx. La luz era clandestina, la noche
clandestina, sólo la llama de la vela parpadeando.
El pabilo, el sebo, los fósforos, clandestinos.
A Marx lo leíamos así, en la oscuridad. Todo apagado.
Amor, ¡la brasa del cigarrillo era demasiada luz!
**
Eduardo Mileo, dedicado a Al Pacino:

Mudo 
en el silencio de la angustia.
Nadie sabe
realmente qué es la locura.
La sangre
está en la lengua.
Se mira con la voz. 
Se grita con los ojos.
**
"Cierta luz desde hace 300 años alumbra / los oficios más nobles con sencillez y austeridad. / Mi abuela cosió toda su vida / cada vez que miraba el cuadro que adornaba / la pieza de arriba (donde zurcía y bordaba), / repetía: 'Esa chica se parece a mí, / usé trencitas así hasta que me casé'", susurra Mileo en "La costurera", donde el titán evocado es Johannes Vermeer.
***
"Yo aprendí a cantar a tu lado. Querías rehacer / Los Abuelos de la Nada. No era Marechal a quien escuchábamos. / Era a vos, a tu nada cívica, a la carnadura, / al cadáver que los caracoles espían, / mitad negros y mitad blancos como el blues. / Yo soy tu protoplasma; no canto más, / he dejado de ser un gaitero. / Estoy en un embalse y te recuerdo como un gallo, / como un amor rápido", escribe Muñoz a Miguel Abuelo.

Javier Cófreces, Eduardo Mileo y Alberto Muñoz. Ediciones en Danza, 2014.


Comentarios tomados de http://tiempo.infonews.com/nota/141862/tres-poetas-unen-sus-voces-para-rendir-un-homenaje-a-los-titanes

martes, 10 de febrero de 2015

Miré lo alto del humo su magnífica cúpula

Hugo Luna
Tomada de campodemaniobras

(Concepción del Uruguay, Entre Ríos, Argentina, 1959) 

Sé chofer

Sé chofer, dijo mi padre
y nunca te preocupes por la poesía.
Patrick Galvin

Mi padre no daba consejos. Había sido
panadero y había repartido pan a caballo
por los campos y había sido
cuidador de rosas en una plaza.
Cuando le dije que estaba enamorado
mi padre no me dijo corré a buscarla
sabía que los dolores se pagan con los años
y solamente amaba
la poesía.
Por qué mi padre nunca me dijo “sé chofer”
manejá tu vida por estos caminos adversos
dejate de joder con la oscuridad del alma
con los poetas malditos y las uvas doradas del sol
o su mosto.
Lo único que una vez mi padre me dio
fue a fumar un cigarrillo en la noche
yo miré el humo miré cómo desaparecía
miré lo alto del humo su magnífica cúpula
escuché las campanas del humo y un ángel
de humo se posó en mí.
Fue innecesario renacer y morir
y atribuir al lenguaje
la esperanza de liberarnos.

Para leer algo más del autor, haga clic aquí
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char