miércoles, 20 de octubre de 2010

Todos vosotros poetas grouchomarxistas

LAWRENCE FERLINGUETTI

(Nueva York, EE.UU., 1919)

Manifiesto populista

Poetas, abandonad vuestros armarios,
abrid vuestras ventanas, abrid vuestras puertas,
habéis estado demasiado tiempo enterrados
en vuestros mundos de clausura.
Bajad, bajad, de vuestras Colinas Rusas y vuestras Colinas Telégrafos,
vuestras Colina Faro, y vuestras Colinas Capilla,
vuestros Montes Análogos y vuestros Montparnasse,
bajad a pie colinas y montañas. Bajad de vuestras cúpulas y poltronas.
Los árboles caen todavía y no volveremos a los bosques nunca más.
No hay tiempo ahora para sentarse en ellos
mientras los hombres queman su propia casa para cocinar a su cerdo.
No más cánticos Hare Krishna mientras arde Roma. Está quemándose San Francisco,
en el Moscú de Maiakovski está ardiendo la gasolina fósil de la vida.
a Noche y el Caballo se acercan comiendo luz, calor y poder y las nubes tienen pantalones.
Hay tiempo para que el artista se esconda encima, más allá o detrás de los escenarios, indiferente, limpiándose las uñas, refinándose fuera de la existencia.
No hay tiempo para nuestros pequeños juegos literarios,
no hay tiempo para nuestras paranoias y nuestras hipocondrías,
no hay tiempo para el miedo ni para el enojo, sólo hay tiempo para la luz y el amor.
Hemos visto a las mejores mentes de nuestra generación destruidas por el aburrimiento en las lecturas poéticas. La poesía no es una sociedad secreta, no es un templo tampoco.
Palabras secretas y cantos ya no sirven. Ya concluyó la hora del Om, viene la hora del lamento, la hora del lamento y del regocijo, viene el final de la civilización industrial de lo que perjudica al hombre y a la tierra. Es la hora de encarar el exterior en la posición del loto con los ojos abiertos de par en par, la hora de abrir vuestras bocas con un nuevo discurso abierto, la hora de comunicarse con todos los seres que sienten, todos vuestros Poetas de las Ciudades, colgados en los museos, yo incluido, todos vosotros poetas para poetas que escribís poesía sobre poesía, todos vosotros poetas de lenguas muertas y deconstruccionistas, todos vosotros talleres de poesía en los sótanos del corazón de América, todos los domeñados en la casa de Ezra Pound, todos vosotros poetas monstruosos cortados a patrón, todos vosotros poetas concretos y estresados, todos vosotros poetas cumilingües, todos vosotros poetas de servicio de pago que os quejáis con graffitti, todos vosotros versificadores del Metro incapaces de hacer rima todos vosotros maestros del haiku en las siberias de América, todos vosotros ciegos ilusos, todos vosotros supersurrealistas que os ocultáis a vosotros mismos, todos vosotros visionarios de habitación y agitadores de retrete, todos vosotros poetas grouchomarxistas y camaradas de la clase ociosa que vagueáis todo el día y habláis acerca de la clase proletaria. Todos vosotros anarquistas católicos de la poesía todos vosotros montañeros negros de la poesía todos vosotros bramanes de Boston y bucólicos de Bolina todos vosotros canguros de la poesía todos vosotros hermanos zen de la poesía todos vosotros amantes suicidas de la poesía todos vosotros profesores greñudos de la poesía todos vosotros reseñistas de la poesía bebiéndoos la sangre del poeta todos vosotros policías de la poesía ¿dónde están los niños salvajes de Whitman? ¿dónde las voces fabulosas que recitan con sentido de la dulzura y de lo sublime? ¿dónde la nueva visión fabulosa, la fabulosa perspectiva del mundo? ¿la elevada canción profética de la tierra inmensa y todo lo que canta en ella y nuestro vínculo con eso? Poetas, descended a la calle del mundo una vez más y abrid vuestras mentes y vuestros ojos con el antiguo deleite visual, aclarad vuestras gargantas y hablad alto, la poesía está muerta, larga vida a la poesía de ojos terribles y fuerza de búfalo. No esperéis a la revolución o sucederá sin vosotros, parad de susurrar y gritad con una nueva poesía abierta de par en par con un nuevo lugar público de sentido común con otros niveles de subjetividad otros niveles subversivos, un tenedor incrustado en el interior del oído para cavar la superficie. De vuestro propio dulce yo que aún canta hay que declarar la palabra colectiva la poesía el común vehículo para transportar al público a lugares más elevados de los que otros vehículos pueden alcanzar. La poesía aún cae de los cielos a nuestras calles todavía abiertas. No han abandonado las barricadas todavía, las calles aún vivas con caras de adorables hombres y mujeres que se pasean aún por allí, hay criaturas adorables por todas partes aún, en los ojos de todos el secreto de todos sigue enterrado todavía, los niños salvajes de Whitman todavía duermen allí, despertaros y cantad al aire libre.

Trad.: s/d
***
No mucho después


No mucho después del principio del tiempo
hacia las nueve
de una no demasiado calurosa
noche de verano
en la puerta
de la NUEVA PISA
bajo la olvidada
cabeza en yeso de DANTE
esperando por una mesa
y observándolo
Todo
había un hombre con un espejo por cabeza
lo cual parecía muy normal
excepto que
le sobresalían orejas verdaderas
y que tenía un cartel
donde se leía
UN POEMA ES UN ESPEJO QUE CAMINA POR UNA EXTRAÑA CALLE
pero de cualquier modo
como estaba diciendo
no mucho después del comienzo
del tiempo
este hombre que era todo ojos
no tenía boca
Lo único que podía hacer era
mostrar a la gente lo que quería expresar
Y resultó
que él pretendía
ser pintor
Pero de cualquier modo
este pintor
que no podía hablar o decir nada
sobre lo que él
quería expresar
parecía el pintor más feliz
del mundo entero
detenido allí
observándolo todo
y reflejándolo
Todo
en su enorme
Ojo Hambriento
así fue que vi reflejadas allí
Cuatro paredes cubiertas de imágenes
de la torre inclinada de Pisa
todas ellas inclinadas en distintas direcciones
Cinco palcos con mesas
Quince mesas sin palcos
Un bar
con un barman que parecía
un campeón de béisbol
con una cantidad de trofeos locales
colgados detrás
Tres camareras de proporciones y rostros diferentes
una grande como un pequeño fox terrier
una del tamaño de un cachalote pequeño
una extraña como un ángel
pero las tres
con los mismos ojos
Una puerta de cocina con un hermano cocinero
de pie ante ella
con los mismos ojos
y alrededor
de ciento setenta y tres personas que hablaban y se agitaban
y
reían y comían y bebían y sonreían
y fruncían el ceño
y sacudían las cabezas y abrían las bocas llevando a ellas
tenedores y
cucharas y masticaban y tragaban toda clase
de productos
y se acomodaban en sus asientos relajándose quizás y bebían café
y encendían cigarrillos y se levantaban y etcétera

y partiendo
hacia la noche
sin advertir siquiera
al hombre de la cabeza de espejo
bajo la olvidada
cabeza de Dante
mirando
a todos
con los mismos ojos
como si aún estuviera buscando
Por doquier
a su perdida Beatrice
pero con apenas un toque
de diabólico lápiz de labios
en la misma punta
de su nariz.

Versión de A. Girri y W. Shand
***
Perro

El perro trota libremente por la calle
y ve la realidad
y las cosas que ve
son más grandes que él
y esas cosas que observa son su realidad
Borrachos en los portales
lunas en las copas de los árboles
El perro trota libremente a través de la calle
y todas las cosas que ve
son más pequeñas que él
Pescado envuelto en papel de diario
Hormigas en los agujeros
Pollos en una vidriera del barrio Chino
sus cabezas a una cuadra de distancia
El perro trota en libertad por las calles
y los olores que percibe
poseen el propio aroma de su cuerpo
El perro trota libremente por la calle
entre charcos y bebés
gatos y cigarros
salones de billar y policías
Él no odia a los policías
Él simplemente cree que no sirven para nada
pasa frente a ellos
y también de las reses sangrantes
colgadas
frente al mercado de San Francisco
Él prefiere comer una vaca tierna
que las carnes de un policía duro
aunque entiende que cualquiera de las dos
pueden saciarlo
Pasa frente a la fábrica de pastas de los Romeo
y de la torre Coit y del diputado Doyle
La torre Coit le inspira temor
pero el diputado no le mueve un pelo
a pesar de que ha escuchado cosas deprimentes
descorazonadoras
absurdas
para un joven cachorro triste como él
para un perro serio como él
Sólo que él posee un mundo libre propio
Sus propias pulgas
No le pondrán bozal
El diputado Doyle
es para él
sólo una boca de incendio
El perro trota libremente por la calle
tiene su vida de perro y la vive
piensa en ella reflexiona
toca prueba
absolutamente todo
todo lo investiga
sin los beneficios del acto de perjurio
un verdadero realista
una historia verdadera para contar
una cola verdadera con la cual contarla
un verdadero perro vivo
vivo
democrático
que ladra
comprometido con la verdadera
libertad de empresa
que puede opinar acerca de la ontología
con algo que decir de la realidad
y cómo entenderla
y como observarla
Mira de soslayo al cruzar las calles
como si estuviera posando
para una foto de la RCA
VICTOR
esperando el sonido
la voz de Su Maestro
y se parece
a un gran signo de interrogación
penetrando
el gramófono gigante
de la enigmática existencia
que con su prodigiosa bocina hueca
aparenta siempre
estar listo
para declamar
alguna
de sus VICTORiosas respuestas
a todo

Trad.: s/d
***
UN HERMOSO LUGAR SI...

El mundo es un hermoso lugar
para nacer
si no te importa que la felicidad
no siempre sea
tan divertida
si no te importa un toque del infierno
cada tanto
justo cuando todo está bien
porque incluso en el cielo
no cantan
todo el tiempo
El mundo es un hermoso lugar
para nacer
si no te importa que algunas personas mueran
todo el tiempo
o quizá sólo mueran de hambre
parte del tiempo
que no es ni la mitad de malo
si no te toca a ti
¡Oh! el mundo es un lugar hermoso
para nacer
si no te importan demasiado
algunas mentes anquilosadas
en los altos cargos
o una bomba o dos
cada tanto
sobre tu cara altiva
o cualquier otra canallada
en la medida en que nuestra Marca social
es víctima
con sus hombres distinguidos
y sus hombres extintos
y sus curas
y sus guardias
y sus diversas segregaciones
y las investigaciones del Congreso
y otras constipaciones
de las que nuestra estúpida carne
es heredera
Sí, el mundo es el mejor lugar de todos
por un montón de motivos como
hacer el tonto
hacer el enamorado
hacer el triste
y cantar canciones melancólicas y tener iluminaciones
y deambular
mirando todo
y oliendo las flores
y jugando a las estatuas
e incluso pensando
y besando a las personas y
haciendo bebés y usando pantalones
y agitando sombreros y
bailando
y yendo a nadar en los ríos
o a picnics
a mitad del verano
y, en general, sólo
‘pasándola bien’

pero después, justo en la mitad de esto
aparece el sonriente
funebrero.

Trad.: s/d
***
El poeta como pescador

A medida que envejezco
percibo que la vida
tiene la cola en la boca
y otros poetas y otros pintores
ya no encarnan para mí
ningún tipo de competencia
El cielo es el desafío
el cielo
que aún debe ser descifrado
ese alto cielo
ante el que caen agobiados
los astrónomos
con sus grandes orejas electrónicas
ese cielo
que nos susurra constante
los secretos finales del universo
el mismo que respira
hacia adentro hacia afuera
como si fuera el interior de una boca
del cosmos
el mismo cielo
que es el borde de la tierra
y del mar también
el cielo
de voces múltiples y ningún dios
rodeando un océano de sonido
que devuelve ecos
como las olas
que estallan en el murallón
Poemas enteros
diccionarios completos
enrollándose
en la explosión de un trueno
Cada atardecer un cuadro instantáneo
cada nube un libro de sombras
a través de las que vuelan salvajes
las vocales de los pájaros
que llorarán repentinamente
Ese firmamento para el pescador
está despejado
a pesar de las nubes oscuras
Él lo observa
lo estima por lo que es:
el espejo del mar
a punto de precipitarse sobre él
en su bote de madera
al filo del horizonte oscuro
Nosotros lo imaginamos como un poeta
siempre cara a cara con la vieja realidad
donde los pájaros nunca vuelan
antes de la tormenta
No lo dudes
él sabe lo que caerá desde las alturas
antes de que amanezca
él es su propio vigía
en su embarcación
atento al sonido del universo
dando cuenta de las visiones
de la tierra de lo viviente
con su voz poderosa

Trad.: s/d
**
Foto tomada de latimes.com
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char