domingo, 14 de agosto de 2011

Tus manos en la carne en la masa en lo callado

Algo más de
Edward Hopper
 SILVIA CAMEROTTO
(Lomas de Zamora, Buenos Aires,
Argentina, 1959)



Julio ha sido siempre el mes de la conquista
aunque no esté lloviendo lo sabés de antemano
revolvés el café
y hablan de los hijos
y dicen consistencia
y de los cónyuges
y dicen puerilidad
si los cables se cortan uno pide permiso
se levanta de la mesa
va hasta el baño, vomita
y recuerda cómo es mirar
un cuerpo mojado desde la cama
un espejo en el techo
la empuñadura de las armas
una sombra que cruza otra sombra.
***
Licópolis

¿De dónde vino la sombra fantasmal
sino de los platos que tuve en la mano?
In ictu oculi, validamos
los elementos básicos para una consumatio
Hicimos listas conspirativas:
la secuencia obligada del jabón para el baño
la versificación de la dickinson
tus manos en la carne en la masa en lo callado
Te he visto desarmar una lámpara de pie
inútilmente
Te he visto armar una lámpara de pie
inútilmente
Y entonces, mientras doblaba en dos la caja de la pizza
fue redimida la condición perecedera
Siempre fuimos tres en la conjunción de este sistema.
La causa es superior a lo causado.

4 comentarios:

Pedro Donangelo dijo...

Cómo me gustan..! La combinación de las acciones más intrascendentes con remates de alto vuelo
Saludos, Pedro

irene gruss dijo...

¿Ha visto? Gracias, Irene

sibila dijo...

gracias, i. abrazo

irene gruss dijo...

Se lo merece y no hay por qué; Irene

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char