viernes, 13 de noviembre de 2009

Lavorare stanca, a veces


Por razones casi ajenas a mi voluntad,
esto es que voluntaria y laboralmente
me dispongo,
no daré nuevas entradas durante un brevísimo lapso.
Mientras tanto, los invito a visitar en el blog las que no hayan visto, leído o escuchado hasta ahora. Buen fin de semana para cada uno, Irene Gruss

3 comentarios:

Cristalnomano dijo...

buen finde! siempre es un gusto volver y revolver.

Griselda García dijo...

¡Nos reencontramos en tu próximo post, para seguir leyendo buena poesía!

Cuper dijo...

“Expuesta a todas las perdiciones, ella canta junto a una niña extraviada que es ella: su amuleto de la buena suerte.”
A.Pizarnik

fue un inmenso placer conocerte
un abrazo

fernanda

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char