domingo, 22 de febrero de 2009

No es su costumbre

Tres poemas de Alberto Laiseca




LA GRAN MURALLA

No es su costumbre,
pero la garza amarilla desplegó sus alas
e inició anoche un vuelo nocturno.
No es frecuente en China;
pero a veces ocurre que alguien desarma la Gran Muralla
para que el corazón quede expuesto
y pueda volver a amar.

Yuan Ho. Dinastía Han.


EL ÓRGANO DEL ARTE

Con bambúes he construído un instrumento musical.
Es como agua flotando sobre la tierra.
Tiene un ideograma de aire, semejante a un órgano
cuando se calienta desde su lado de fuego.

NüPing, Dinastía Ch'en.


LA PRINCESA T'ENG

La princesa T'eng
está sentada sobre un gran espejo.
Pero es primavera
y ella no ha concluido su gesto.

Wu Yang Tsu. Dinastía Shang.




de Poemas chinos,
Ed. Libros de Tierra Firme, 1987
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char