sábado, 18 de junio de 2011

Acatamos demasiados dogmas


Tomada de letralia.com
JACQUELINE GOLDBERG
(Maracaibo, Venezuela, 1966)

7.

estoy en una isla en un lago en una isla
excedida de linaje
aparece una pantera nebulosa
mi longevidad será banquete
mis bronquios bocado superlativo
ofrezco utensilios
para compartir mi blandura
***
16.

un lavaplatos
una pesadilla
una mesa provista
dicen si hubo hogar el día anterior
no así los lunes
siempre astrosos
demenciales
de vajilla ilícita 
que no aguarda cuidos
ni dignidad
 ***
30.

desde el fondo se insinúan
pulpos  tiburones  celacantos
vamos de un cielo a otro
acatamos demasiados dogmas
pocas escapatorias
a la boca van a dar constricciones
un abejorro 
una codorniz 
la redonda vejez
***
45.

¿dónde el cadáver comestible?
mejor pariente que capturado a la fuerza
blando si es para pronto
carbonizado al transcurrir el año
los huesos triturados
pueden añadirse a una sopa de plátano
consumirse con aflicción
la carne entre los dientes cierra la tarde
el llanto debe durar un par de madrugadas
no hay vereda sino secreto
la culpa será asunto de antropólogos
 **
 Nota: los poemas pertenecen al libro Limones en almíbar. Cortesía de Jorge Aulicino.
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char