martes, 12 de julio de 2011

Ilusión en hierro, ¡fórjame una llave!


Tomada de artepoetica.net
 GUADALUPE ELIZALDE
(Ciudad de México, México, 1957)

Canción de las aldabas
 
   Preciso notas para esta canción definitiva.
   Tras la puerta vive aquél inabordable ya pendiente;
muy temprano
         suicidó su aldaba.

        Mano, ¿te apresuras postigo?
        Ilusión en hierro, ¡fórjame una llave!

   Ignora el poder del vendaval
         quien escribe cancioncitas cursilonas en galeones de humo
                                                      y canta irresponsable en los incendios.
 
   Quiero regalarte este dolor definitivo,
el hálito del moribundo deshojándose en la cuneta de su cama.
Esto es serio, señoras y señores.
        
   ¿Qué es esta vida sino el tránsito de la inocencia al rehilete?
        Neurona, grano de trigo en busca de horno,   pan,
                                         trozo de carbón que quisiera procrear
                                                         otra especie de señales de humo...
                ¡Recordarlo todo
                                      para olvidarme!
Señoras y señores:
            ¿Qué arcángel aplaudirá
                                      la resurrección de las aldabas?
     ¿Quién posee cantos para este misterio?
                Y Dios, al tocar ¿llamará exultante y a todos por Su Nombre?
***
Cosas así

   La noche que desaparecieron la madre y las arañas,
                  no hubo en este cuarto más esquinas cortafuego
                                                              ni atmósferas seguras.
   ¡Ay, madre!
El techo joven perdió las arrugas;
                        la risa, aquella hamaca sostenida de milagro
                                                y Penélope      su avidez restauradora.
   Los intentos alongaron su exilio hasta geografías desiertas: tus cosas.

   No miraste, no quisiste ver.
Llovieron lágrimas por el doble vértice infartado,
                                                     antes embudo arterial;
                                           fuimos corazones de arena en flujo profano.
 Los arácnidos mudaron el nido y algunos abalorios.
 Así, cualquier correría del ojo resulta inhumana:
        astilla la memoria del cristal,
                                brújulas rumbo al territorio de la nada.

    Conflictos así han de matarme:
mirar la omnipotencia del padre y sobrevivir su desvanecimiento,
oler la tierra prometida
y en la antesala, atestiguar el contraespejo del Arcángel.
                       Todo, o casi todo, madre,
consecuencia del nada original pecado
de hincar el diente en las manzanas.
  ***
Soga en casa del ahorcado

     Reclama al brujo que convirtió halcones en gusanos,
                así podremos hablar del polluelo en este nido
                                                                                             calcinado.
     Fabrica un conjuro, devuelve a los cuervos el alba,
que su plumaje olvide la obsesión
                                                               por los tinteros,
     sólo así volveremos a ser ojos sin sospecha.

     Clava -de una vez- al vampiro con su reflejo,
pon tres ajos al norte
y una cruz de sal en nuestra estirpe.

     Necesito que Heráclito triunfe
y nadie
           nunca
                     vuelva a bañarse en las aguas amnióticas
                                                              de otro caldero cómplice.

     Hablo de la soga
                en la casa del ahorcado:
                          una película donde Eva yace junto a Caín,
                                                                                       Abel se entierra solo
                                                                   y hasta        Dios
                                                                                                calla.
 ***
De tigres y panteras

 
      Si sobrevivir al tigre os parece
                                          heroico,

                            domesticar la jaula...                                                                  
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char