viernes, 19 de noviembre de 2010

Soy albatros y pato en esta hora

Foto tomada del blog poetas al volante
GABRIELA BOTBOL
(Buenos Aires, Argentina, 1965)



areté

De ahí que las virtudes no se produzcan ni por naturaleza ni contra naturaleza, sino
que nuestro natural puede recibirlas y perfeccionarlas mediante la costumbre.
Además, de todas las disposiciones naturales, adquirimos primero la capacidad y
luego ejercemos las actividades.
ARISTÓTELES (Ética a Nicómaco, libro II, cap. 1)

por la misma razón por la que la virtud
es o deja de ser lo propio de algo
y troca por ejemplo
a la humanidad
sapiente
convencional
erecta
en animalidad
momentánea
ambiental
membranosa
soy albatros y pato en esta hora
pato en tanto floto ingrávida y se me da bien
albatros en tanto por las noches emprendo vuelos de ultramar

en mi ser pato de piel sin plumas
pruebo el pacto con la humedad
el acto de ir a nada tan allá
el nadar apto para volver acá

yo albatros me rapto del lecho al cielo
deseo partos de pichones junto al mar
atroz caigo sobre el pez que es demasiado
me harto de sol de sal y ni a la última ola temo

en un instante dado el eros que portamos
generador de otro ego que no es el del halago
acomete contra el pathos y desencaja el halo

todo albatros lo es y es pato a la vez
porque están interferidas sus esencias
yo practico sus esencias y soy ellos

puesto que no puedo ser el mejor hombre
me esmero en la captura del buen pato
me doy al intento de destrezas del albatros

no obstante una laguna no es el mar
ni el albatros es un pato
***
en torno a Los Otros

"Hay cosas que tu madre prefiere no escuchar. Ella sólo cree en lo que le enseñaron. Pero no te preocupes. Antes o después los verá. Y entonces todo será distinto."
Sra. Mills, personaje de Los otros

III

usted desquiciada
usted hizo que llegaran los intrusos
y ahora se nos llevaron las cortinas

ese morir suyo señora
tan vivaz
usted se resiste a todo análisis

deléitese con el dolo

entre la luz en la casa
revélese la palidez de sus ya perpetuamente niños
reciba recompensa por su desesperación frenética
sin ningún remordimiento

no lo ve señora
usted trajo a la muerte
y ahora está perdido lo perdido
***
palabra de arena *

palabra sobre palabra,
pirámide vertiginosa construida sobre el vacío.
Maurice Blanchot

no hubiera hecho falta decir nada
ni los colores ni los grises estaban implicados en una imagen de mundo
quietud y movimiento no diferían en el ir o el venir
todo signo alfanumérico debió ser tratado en bloque
por esto
el hueco de lo escrito se sigue cavando

al fin y al cabo se diluyeron esas crisis
porque no conseguían acabar en discurso civil
los nervios perdidos de escaso interés cultural
lograron escurrirse por su no acontecimiento
ya son al menos un millón más de granos de arena

las banderas los mohÍnes y los cromados
corren vacíos con su nombre o cosa hacia ninguna palabra

hay sí
el espejismo sin ley de las fantasías
que desde luego no obedecen a su invocación
y por lo tanto
son resonancias también indescifrables

se da el aviso de que lo alguna vez mencionado
ya antes había renunciado a ser escrito

no obstante lo intentará a partir de ahora
en pos de demostrar cabalmente
la futilidad de las menciones

*nombre del ensayo de Fernando Albán sobre Maurice Blanchot, publicado en la revista País Secreto.
***
Intimidad con la mugre

certeramente excelsa
como el diamante
se aplique a revelar tan de arte su núcleo
que hasta quien se afane para ella cante

y
modifíquela ese fascinador con escoba
hacia el lodo la mancha o el humo

transportada
es una elementalidad indeleble
en la fricción definitivamente
añadida

el empeño consuetudinario en removerla
puede dar en ocultarla
no obstante será aparente la eficacia

aparece fenómena
se incorpora su partícula
es lo denso que recubre

mugre es dios
**

5 comentarios:

  1. irene,
    soy gabriela. acabo de desayunarme hoy, 20 de febrero de 2011, con la delicia de que me hayas subido a tu blog. no sabés el sorpresón que me llevé.
    estaba buscando esta puema, a ver si lo tenía en mi blogsito porque no lo encontraba en mis archivos y mirá...
    no sé cómo agradecerte.
    un abrazo enorme. nos vemos por meil, por el feisbú, o por los textos.

    ResponderEliminar
  2. Grabriela, mío ha sido el gusto. Mi saludo, Irene

    ResponderEliminar
  3. Uff, qué lástima Irene que no seas "adepta" al Fecebook, se ha armado un lindo "Barrio literario" por esos pagos virtuales gracias al cual, como fue en este caso, pude enterarme de la entrada con poemas "Botbolianos" en tu blog; recorrerlo, descubrir voces para mí nuevas y deleitarme una vez más con algunas, como la de Gaby, ya conocidas y admiradas.
    Un placer enorme, en serio.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char