lunes, 1 de febrero de 2010

Tocas casas, como vientres


CARMEN BLÁZQUEZ
(Madrid, España. s/d)


A INGEBORG BACHMANN, en mi memoria:

INGEBORG, eras uva tu boca era ubre de estrella
dormida escribías al humo escribías dormida
tu Paul no trenzó sobre ti tu cabello-caballo
que suyo era suyo

Y tú uva tus labios licoran los vasos la negra licoras
los besos aspiras la fuga tizona laringe
es tu son

La segunda mortaja a tus ojos las rubias serpientes
estrellas pisadas cabezas
las uvas pisadas tus ojos
tu ojo pisado en la estrella
y tu blanco crespón de cigarro
que arde en la ubre

Eras Roma.
***
EN EL CIELO DE LA BOCA

¿Qué hay debajo de la boca?
-La bocabajo-boca.
-¿Hay algo ahí?
-Toca.
-Toco un fondo de saco. Toco cosas.
-Entra, en las cosas.
-Toco entes.
-Tocas casas, como vientres
-Hirientes, como hienas.
-Hieden.
-¿Pecan?
-No, no pecan, hieden, las casas hieden.
-¿Y el pecado?, ¿dónde está el pecado?
-Toca
-¿Dónde?
-Aquí, en el cielo de la boca.
-Toco un amo.
-Sí, ese pecado no abandona mi boca.
***
“El hombre es un dios si quiere serlo.”F. Hölderlin

Acércate a Él, a su cabeza
Como un cirio se enciende con otro cirio
Humildemente
como Scardanelli.

Breve tu nombre brota
átomo de sonoro sacramento
Sin tu pequeño nombre al dios le falta algo.

Hágame yo patena y vórtice
y acometa el sendero que sigue la partícula
Su bélica blancura.

¿Qué nube rasa platea el borde de los cuerpos
los superpone en ademán de hoja
como abrazo de árbol.
Desconocida nube sublime de leyenda
Anterior Anterior
Instante es Antes Dentro
Instante: Antes En.
***
VICEVERSA

Aguardas el alud
La bienaventuranza del deshielo

-ése no es el don

Haz que tras la rubefacción tus lacrimales
y tus labios
recuperen su misión
y rocen mi mejilla

-ése es el don

Es tan termodinámico el Amor
que no conoce estados de materia
sólo cambios propicios
Desde la muerte a la resurrección
Y viceversa
***
Clinamen

-Te hago saber que las hileras aun esforzándose en su rectitud,
entrañan un poderoso afán no ardiente, sino táctil memoria de cadenas,
menester del surco que abrió en el éter el primer soplo
sujeto al peso del anhídrido, aún desconocido su periplo.

-Te hago saber que otro milagro ha sucedido. ¿Paradoja tú lo
llamarás?...Mas si la línea es un sinfín de puntos, y cada punto
carece de superficie, la línea, hilera al fin, no tiene superficie,
pero se han adosado mil y una líneas como noches, evacuándose todo
resto del éter entre ellas y he ahí que una estela planea sin
intersticios, tapiz de Aladino, basamento o conjetura, como mi
andrógina elementalidad elicitada por la no contingencia del
clinamen.
***

Ello que es Lo y el Otro tú
huyen como preciosos ingredientes
contigo que eres recién muerto.
Vacío de rumor entonces,
Será que la Verdad duele como los dientes.
Mañana es ciudad sagrada ya saqueada
La Noche pretérito perfecto.
**

2 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Llego hasta aquí desde el blog de Carmen Pascual (Carmensabes).

Sólo para darte las gracias y transmitirte mi admiración.

Cordiales saludos.

Irene Gruss dijo...

Juan Antonio, gracias. Va mi saludo, Irene

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char