miércoles, 17 de junio de 2009

Más de Camille Pissarro

Ésta es una carta de Camille Pissarro a su hijo Lucien, fechada el 13 de mayo de 1891, en París:

Mi querido Lucien: Estaba seguro de que mis pruebas te gustarían. Las hice con gran placer. Hacía mucho tiempo que tenía el deseo de hacer algo en el sentido del carácter. Tanto había reflexionado durante mis horas de inacción que el trabajo de volcarlo se me hizo en un suspiro. Si yo hubiera tenido buenas planchas, habría obtenido, quizá, mejor resultado.

Me entero con alegría de que has empezado un cuadro en el atelier. Herrando se hace el herrero. Es muy cierto que el trabajo de taller es idéntico en dificultades que el del natural, sólo que es absolutamente distinto desde el punto de vista del oficio, método y resultado. En el taller no hay que buscar más que lo posible, como en la naturaleza sólo hay que buscar sensaciones directas e instantáneas. Acuérdate de que la acuarela es un buen medio para ayudar a la memoria, sobre todo en los afectos fugitivos –la acuarela da tan bien lo impalpable, la potencia, la delicadeza. Y el dibujo es indispensable. Divide sin preocuparte el secado del color, por el contrario, estoy seguro de que el tono no se ensucia si no se aprieta el pincel y se trabaja con la punta.

No sabría decirte si Miss Cassatt y Mme. Berthe Morisot aceptarían formar parte de la Panel Society, pero es fácil asegurarse; me encargaré y haré lo posible para comprometerlas. Me parece que será excelente. Los estatutos de la Panel Society me parecen muy bien, eso dará frutos; ya veo en Londres los jóvenes no son tan Barnum como aquí.

Nos debatimos contra hombres de genio terriblemente ambicioso; que quieren aplastar todo lo que se pone a su paso. Es descorazonante. Si supieras con qué bajeza ha actuado Gauguin para llegar a hacerse elegir (es la palabra) hombre de genio. ¡Y cuán hábilmente! No se podía hacer más que facilitarle esta ascensión. ¡Cualquier otro hubiera retrocedido por pudor! Yo mismo, conociendo su difícil posición, no he podido menos que escribir a Mirbeau en su favor*. Era tan desgraciado. Mirbeau, solicitado por los simbolistas, hizo un artículo sobrepasando su objetivo, a mi parecer, que tuvo gran repercusión. He sabido por Zandomeneghe que Gauguin había escrito a Degas, pues no se atrevía a ir a verlo, para pedirle su apoyo. Degas, que en el fondo es muy bueno y muy sensible a la desdicha ajena, se puso a disposición de Gauguin; le ha comprado una tela en la venta. De Bellio, que era refractario a Gauguin, me ha confesado que había cambiado su arte, que le encontraba un gran talento, ¡pero no en la escultura! ¿Por qué? ¿No es acaso el mismo fondo de reacción? Es un signo de la época, querido. La burguesía inquieta, sorprendida por el inmenso clamor de las masas desheredadas, por la inmensa reinvidicación del pueblo, siente la necesidad de arrastrar a los pueblos a creencias supersticiosas. De ahí ese revoltijo de simbolistas religiosos, socialismo religioso, arte ideísta, ocultismo, budismo, etc., etc. Ese Gauguin ha olfateado el movimiento. Hace mucho que veo venir a ese enemigo encarnizado del pobre, del trabajador -¡así es preciso que ese movimiento no sea más que un estertor, el último! Los impresionistas están en la verdad, el arte sano basado en las sensaciones, y es honesto.

Otro genio: Anquetin. Ha querido dar una patada a la Sociedad de los Independientes. Ha provocado una reunión plenaria a los efectos de proponer cambios en los estatutos y reglamentos. Eso lo ha puesto por el suelo. Desde ya se han tomado medidas de precaución contra toda insistencia de ese tipo. Y ahí tienes a toda esa gente ocupándose más de intrigas que de arte. En eso estamos… con tal de que no ocurra lo mismo en Londres. Hay que huir de ese ambiente.

* En efecto, el 12 de enero de 1891, Pissarro había escrito a Mirbeau: “Yo había pedido al amigo Monet su dirección para preguntarle si usted conoce las cerámicas de Gauguin, tan extrañas, de un gusto tan exótico, bárbaro, salvaje y lleno de estilo. Si no las ha visto nunca, usted que gusta de las cosas artísticas, aun extrañas, debería ir a verlas… Esas cerámicas están, en bastante cantidad, en lo de su amigo el señor Schuffenecker… allí verá también pinturas suyas.”

Por su lado, Mirbeau informaba a Monet:

“He recibido una carta de Mallarmé, desoladora, acerca del pobre Gauguin. Está en la más absoluta miseria. Quisiera evadirse de París e irse a Tahití, entre las cosas suyas que ha dejado en esos países primitivos, y trabajar allá de nuevo. Para ayudarlo en sus proyectos, se quería que yo hiciera un artículo en el Figaro. No ha sido eso tan sólo. Finalmente, Magnard se ha decidido a acordármelo".
“Voy mañana a París para ver algunas telas recientes y algunas cerámicas. Gauguin ha venido a verme. Es de un carácter simpático y verdaderamente atormentado por la enfermedad del arte. Y además, tiene una cabeza admirable. Me ha gustado mucho. En esta índole de apariencia un poco gastada, no es difícil reconocer todo un lado cerebral muy interesante. Estaba muy ansioso por saber qué pensaban ustedes de su evolución, hacia la complicación de la idea en la simplificación de la forma. Le dije que a ustedes les había gustado mucho La lucha de Jacob y el Ángel y sus cerámicas. Hice bien: le ha dado un gran placer”.

Sin embargo, más tarde Monet iba a declarar:

“No comprendo a Gauguin. Veo claramente lo que debe a París de Chavannes, a Cézanne, a los japoneses, pero no veo nada que le sea propio. Por otra parte, jamás lo he tomado en serio”.

De Cartas a Lucien: Camille Pissarro, Carina P. de Pagés Larraya, Lucien Pissarro, John Rewald. Editores: Barcelona, Muchnik, D.L. 1978.
Material aportado por Hugo Luna.




Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char