martes, 10 de noviembre de 2009

La fuerza de tu pena



Dos poemas de LUCAS SOARES
(Buenos Aires, Argentina, 1974)


un diálogo interior y silencioso
continentes de espuma
en una habitación recién pintada
construye y destruye
sus puntos de vista
en cada ola
***

quería saber cuál era tu pena
mi pena es mía y no tengo
por qué compartirla con vos
pero yo insistía, la quería conocer
porque cuando te llamaba hacías esfuerzos
por disimular tu voz quebrada, una mañana
me despertaste con el desayuno preparado
nunca te habías esmerado tanto
frutas de todos los colores, pero apenas
levantaste la vista del plato
te diste cuenta de que todo lo que tocábamos
tomaba la textura de tus labios ajados
y de las uvas verdes
que dejabas al costado
tus dos gatos corrían por la casa
te tildabas
mirándolos trepar
por la ventana enrejada yo sentía
la fuerza de tu pena crecer

De Roña, inédito

5 comentarios:

Cristalnomano dijo...

muy lindo eso! un abrazo Irene.

Irene Gruss dijo...

Gracias, Irene

Giselle dijo...

Hermoso.

Ignacio Uranga dijo...

Buenas tardes. Recién hice este blog y no sé bien cómo se maneja. Me gusta tu forma de cortar el verso, Irene. Abrazo sincero

Irene Gruss dijo...

Giselle, Ignacio, gracias por pasar. Lo de "cortar el verso", más que cortar yo lo hago para unir, qué va a hacerle, Irene

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char