sábado, 13 de noviembre de 2010

La espada que era realmente un símbolo

FRANCESCA BEARD

(Malasia, nat. Reino Unido, 1968)

Poema que realmente era una lista

La espada que era realmente un símbolo
la reina que era realmente un estanque
el rey que era realmente una estrella de rock
el loco que era realmente dios
el lechero que era realmente papá
la mesera que era realmente una actriz
la actriz que era realmente una artista
la artista que era realmente una pornógrafa
el pequeñito que era realmente un helicóptero
el carro que realmente era un juguete
el juguete que era realmente una novia
el poodle miniatura que era realmente un bebé
el bebé que era realmente un intento desesperado
el caffe-late que era realmente un café con leche
la sopa que era realmente una cena en sí misma
el piso del estudio que era realmente un sofá cama
el atajo que era realmente un callejón sin salida
el de nueve-a-cinco que era realmente un grillete
el indoloro adelgazante que era realmente
una pierda-plata espere ganancia
el éxito comercial que era realmente un fiasco
auto-promocional
el cheque que estaba realmente en el correo
la recámara agrietada que era realmente una noticia
de prensa
la estadística que era realmente una receta de cocina
la espera de una noche que era en realidad
una cita con la violación
la tirada compasiva que era en realidad
un acto de amor
la apología que era en realidad una excusa
la excusa que era realmente un atornillarte
la anécdota que era realmente una bofetada
extendida en el rostro
la mano amistosa que era realmente un puntapié
en los dientes
el rígido labio superior que era realmente
un hombro frío
la última carcajada que era realmente un autogol
el pajarito que era realmente una caja de Pandora
el fresco comienzo que era realmente una vuelta
equivocada
el resplandor juvenil que era realmente un tenue foco
el alboroto de la raza que era realmente una
protesta política
la jornada espiritual que era realmente un tour del ego
el viaje del ego que era realmente una jornada espiritual
el niño interior que era realmente un mocoso malcriado
el hogar que era realmente una inversión
la relación marital que era realmente una forma de renta
el sofá que era realmente una cama
la banca del parque que era realmente una enferma
el cínico que era realmente un romántico
el romántico que era realmente un sexista
el sexista que era realmente un fóbico
el amor que era realmente miedo
el miedo que realmente nada era
el final
que realmente estaba
cerca
aquí.
***
Poema terapéutico obligatorio

Soy una mala madre,
pero sólo tengo una hija a mi cargo
y es una criatura interna.
Cuando le ponga las manos encima
voy a sacarle la tontería a hostias, voy a decirle
ya sabes que esto me duele a mí más que a ti.

¡Grrr!
Harto.
Todo el mundo está harto.
Todo el mundo está más que harto.
Todo el mundo está muy, pero que muy harto
de todos los demás,
de toda esa puta gente egoísta, estúpida, irreflexiva, cruel, mezquina, ignorante, depredadora, violenta, insensible,
demencial, enloquecida, codiciosa, desconsiderada, que lo ha enviciado todo.
Todo el mundo está más que harto,
y nadie se lo puede reprochar.

Traducción: Víctor Crémer
***
Old Love

In the glance of a mirror, I saw a timid shape
standing in the bevelled bit,
the thin prismatic strip on the edge of the frame
and thought it was a ghost of you.

What are you doing here?
You can’t just appear, without warning,
like we were used to it being.
You seemed blurry, like the first and the last time.
In between, how huge you were.
The shadow you cast let much sleep beneath its shade.
You wavered in the air, vanishing.
How I wanted to hold out my hand,
so that your sad ghost
could crawl into a friendly cradle.
Of course it was nothing—a trick of the light
and a splinter in the eye
of a hair gummed across the heart.

No, you are frozen where you were that last time,
deaf and dumb,
a wax-work in the pin-hole museum,
while your tiny, passionate soul,
marooned in the middle of nowhere,
cries and stretches out its arms.

Meanwhile, on my own rock,
on the other side of the world,
I think of you, blind and stumbling in the dark,
while the rescuers throw the beams of their torches
into the wrong cave.

1 comentario:

romina dijo...

que hermoso poema!! lo escribiste vos? realmente te felicito..
yo estoy en una de mis oficinas compartidas en buenos aires y cuando tengo un poco de tiempo me pongo a escribir, no me sale tan bien, a veces no estoy inspirada!

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char