viernes, 6 de noviembre de 2009

Hasta perder de vista lo que no sea cuerpo


ANA CRISTINA CESAR
(Brasil, 1952-1983)


CÓMO AFEITAR EL PAISAJE

La fotografía
es un tiempo muerto
ficticio regreso a la simetría

secreto deseo del poema
censura imposible
del poeta
**
MIRO MUCHO TIEMPO EL CUERPO DE UN POEMA…

miro mucho tiempo el cuerpo de un poema
hasta perder de vista lo que no sea cuerpo
y sentir separado entre los dientes
un hilo de sangre en las encías

Escenas de abril, 1979.
Traducción de Teresa Arijón y Sandra Almeida.

OLHO MUITO TEMPO O CORPO DE UM POEMA…

olho muito tempo o corpo de um poema
até perder de vista o que não seja corpo
e sentir separado dentre os dentes
um filete de sangue
nas gengivas

**
FISONOMÍA

No es mentira
es otro
el dolor que duele
en mí
es un proyecto
de paseo
en círculo
un fracaso
del objeto
en foco
la intensidad
de luz
de la tarde
en el jardín
es otro
otro el dolor que duele
**

Hubo un poema
que guiaba su propia ambulancia
y decía: no recuerdo
ningún cielo que me consuele,
ninguno,
y salía,
sirenas bajas,
coleccionando los restos de las conversaciones,
de las señoras,
“para que nada se pierda
o se olvide”,
proverbial,
aunque herido,
hubo un poema
ambulante,
cruz roja
sonámbula
que huyó
y se fue
inolvidable,
irremediable,
criba abajo.
**
FOTOGRAFIANDO

Hoy estos placeres de lo banal me recuerdan
cuando yo te amaba a la distancia-
trote galope de dos caballos por el campo
abro el libro del deber muy rápido
sacudo las hojas desde lo alto de la cabeza
y cae un aviso, manía de segregación
"en aquel día..."
Resplandecí.

Traducción: Agustina Roca

6 comentarios:

Griselda Garcia dijo...

Qué buenos estos poemas, y todos los del blog. Gracias, Irene!

Irene Gruss dijo...

Gracias, Griselda; Irene

Julieta dijo...

Gracias, Irene por compartir poesía.
'La mitad de la verdad' fue uno de los regalos más lindos que recibí en mi vida.
¡Saludos!

Irene Gruss dijo...

¡Gracias a usted, doña! Un abrazo, Irene

Ana dijo...

Qué buenos Irene!!
"hasta perder de vista lo que no sea cuerpo"
Gracias por esto y por tanto otro ..

Irene Gruss dijo...

¿Ha visto? Gracias a voce, Irene

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char