domingo, 29 de mayo de 2011

Ahora remo fatigosamente esquivando las estrellas


Créd.: del autor
Uno más de HUGO LUNA
(Concepción del Uruguay,
Entre Ríos, Argentina, 1959)


Esta monotonía

Esta monotonía también ha callado
Sapos y ranas del pantano
Ese barro negro ahora es el cielo
Mira cómo brilla
Oh hermanas en el silencio
Oh piel de la estertórea soledad
Todavía crece en mí lo próximo
El pie al borde de la orilla
El estrépito de la ola nimia
Creced y venid tal y como siempre ha sido
Desde los profundos callejones
Desde el reflejo de las chapas y los galpones
Que guardaron en silencio
Volved para rodear esta cintura
Para engordar de pena y de vagancia
La joven voluntad puesta en la carnada
En los bagres fritos bajo el rocío
Escuché llover tantas veces
He sido un río
Ahora remo fatigosamente esquivando las estrellas
Los brillos de aquellas voces en la barranca
Casas bajitas y acordeones
Y serpentinas de agua
Mientras tanto decir que me acribilla
Es decir que soy un blanco fácil
Mojado como un faro
Vacilante y encendido como un faro
Que secretamente quisiera retroceder el río
El río

Inédito

1 comentario:

huggh dijo...

gracias señora, es usted muy generosa. salud!

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char