martes, 20 de septiembre de 2011

Te abrazo, víbora, te aprieto, liana

Poesía guaraní contemporánea

Félix Fernández
(Itauguá, Paraguay, 1889-1984)

"Nde ratypykua” (Tus hoyuelos)

Epukavymína mitakuña, che mborayhu jára,
tahecha jevy nde juru mboypyri nde ratypykua
nde rova yképe ikuäme oikutu vaekue Ñandejára
ha ipyko'emíva opyta opupu mborayhu ykua.
(Encina Ramos, 1997: 71)

Sonríe un poco muchacha, dueña de mi amor,
veré otra vez sobre tus labios, ese hoyuelo,
que el dedo de Dios hundió en tu mejilla,
cuenco que está hirviendo, fuente de cariño.
***
Miguel Ángel Meza
(Paraguay, 1954)

“Jasy” (Luna)

Ambyasy, jasy.
Ysoindy ojepokapáva okúi.
Ñande yvy jeko ijaku'ipáta
Opáta
ha nde imemby, máva jyváreiko rejeréta?
(1985: 76).

Yo sufro, luna.
La luciérnaga se retuerce y cae.
Dicen que nuestra tierra se hará polvo,
se acabará,
y tú, su hija, ¿del brazo de quién volverás?
***
Ramón Silva
(Asunción, Paraguay, 1954)

“Sÿi” (Suave)

Rohavi'u ñaro, rohetû tie'
y ha ajepovyvy yso nde saiguyre.
Roañuã, mbóicha rojopy ysypo
(2001: 19).

Te picoteo con ansias, te beso pícaro
y busco, gusano, bajo tu pollera.
Te abrazo, víbora, te aprieto, liana.
***
Susy Delgado
(Ciudad de San Lorenzo, Paraguay, 1949)

Upéichaguaite,
mba'epu miri,
mba'epu guyguy,
mba'epu kañy,
yvytu vevúi,
amandayvymi,
ahendu che ypýpe.
Ajapo nga'u
upéichaguaite.

Así, tal cual,
un sonido tímido
rumor subterráneo,
ruido escondido,
viento suave,
lloviznita,
escucho cerca de mí.
Si pudiera hacer
algo así, tal cual.
**
Susy Delgado

Pytu hapete
apu'a,
apo sapy'a
aha'a mbyja,
ajehesape
hagua.
Mombyry che pógui
mba'e jajaita.
Aipo'o yvytu
mba'e ha'eño,
aisu'u pytu,
mba'e hu,
eño.


Sumida en la noche
me levanto,
salto de repente
tanteando estrellas,
queriendo alumbrarme
con ellas.
Lejos de mis manos
está su haz de luces.
Arranco la brisa
cosa solitaria,
mastico lo oscuro,
cosa negra,
sola.

1 comentario:

Fafenn Funi dijo...

para una mujer que es poesia cuenta google plus de marianne jordan labarca

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char