jueves, 2 de septiembre de 2010

A veces sigo a mi sombra


JULIO SANTO ESPINOSA
(Salta, Argentina, 1928-1989)

Vidala para mi sombra

Dónde otro país
para esta sombra
que los muros y la propia tierra,
viniendo conmigo con las lámparas indecisas de la infancia
y los corredores de la casa vieja,

arrinconarse junto a mí
sin preguntarme nunca,
cuánto dura este tiempo
de estar oyendo los relojes
que ensayan el rumbo
de mi sombra hasta la última muerte.

A veces sigo a mi sombra
a veces viene detrás,
pobrecita si me muero
con quién va a andar.

No es que se vuelque mi vino,
lo derramo de intención,
mi sombra bebe y la vida
es de los dos.

Y tal vez deseas quedarte
y no me quieras seguir,
pero a quién has de arrimarte
me tienes tan sólo a mí

Achatadita y callada,
dónde podrás encontrar
una sombra compañera
que siga igual.

Sombrita cuidame mucho
lo que tenga que dejar,
cuando me moje hasta adentro
la oscuridad.
***
PAÑUELO DE AMOR
Zamba

Prendido de una traba,
tu pañuelito secándose,
me llamaba, diciendo:
Me duele mucho, despréndeme.
Me llamaba, diciendo:
Me duele mucho, despréndeme.

Qué sabrá tu pañuelo,
niña, ay!, de Salta,
que yo no sé.
Si es que el tuyo y el mío,
tán empapados de padecer.
Si es que el tuyo y el mío,
tán empapados de padecer.

Estribillo

No quiero que lo traigas,
cuando me vengas a despedir.
Soy como tu pañuelo,
viendo tu llanto, no he de partir.
Soy como tu pañuelo,
viendo tu llanto, no he de partir.

No sé si en tu pañuelo,
mi llanto de hombre ha de caber.
Cuántos llantos que caben,
en el pañuelo de una mujer.
Cuántos llantos que caben,
en el pañuelo de una mujer.

Palomita trampeada,
tu pañuelito bailando fue.
Andate palomita,
nuestro cariño no puede ser.
Andate palomita,
nuestro cariño no puede ser.
***
ANILLO DE HUMO

Nunca me voy a casar,
No me busquen casamiento
Lo que sufren los demás,
Que me sirva de escarmiento.
Camita angosta y a toda costa,
No quiero casarme,
Cielo estrellado,
Ya te has nublado
Y no me has mirado ¡ay no!

Y no me voy a afligir,
Por ser el moño del confite
pa' que venga un entremés
Y sin gastar me la quite.

Camita angosta y a toda costa,
No quiero casarme
De rama en rama,
Tu amor me llama tras tu cariño voy.

Tengo un anillo de humo para casarme
Los de oro duran mucho
Y no hay quién lo aguante
Solterito sí, mejor así,
Mejor así, mejor así.

Me dan risa los que ya,
Con el divorcio deliran
Y mi dicha de soltero,
Con envidia me la miran.

Camita angosta y a toda costa
No quiero casarme
De rama en rama,
Tu amor me llama tras de tu cariño voy.

Camita trae anillo de oro quiero casamiento
No ha'i ser de humo
No ha'i ser de plata
Anillito de oro quiero yo.

Tengo un anillo de humo para casarme
Los de oro duran mucho
Y no hay quien lo aguante
Solterito sí, mejor así,
Mejor así, mejor así.
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char