martes, 26 de enero de 2010

Año nuevo, libreta nueva


Taller de escritura
a cargo de Irene Gruss

Los talleres serán de cupo limitado, por lo cual los interesados recibirán una entrevista personalizada, obviamente gratuita, a la que se ruega llevar una muestra de material inédito, de tres o más poemas. La totalidad de los textos no debe exceder las 10 páginas.

El trabajo a realizarse, fuere grupal o individual, consistirá en lectura y análisis exhaustivo de la producción de los participantes. Sumado a esto, se hará una muestra –motivada por los mismos textos– de la obra literaria y/o ensayística de un espectro de autores como Fernando Pessoa, Cesare Pavese, Alejandra Pizarnik, Idea Vilariño, Juan L. Ortiz, César Vallejo, Oliverio Girondo, Edgar Bayley, Olga Orozco, Wallace Stevens, Raymond Carver, Juana Bignozzi, Joaquín Gianuzzi, Susana Thénon, González Tuñón, Francisco Madariaga, etcétera, y de otros pertenecientes a generaciones actuales, a fin de ampliar el mapa de lecturas de cada uno.
Lo que se intenta es adquirir una mayor conciencia del proceso de creación y el fortalecimiento de una voz original, alejada de los modismos e influencias que podrían contaminarla o, en todo caso, opacarla.

Cada sesión constará, así, del trabajo específico sobre la obra de las personas que concurran al taller y de un tiempo dedicado a la lectura de textos de otros autores.
Esta metodología se regirá con la flexibilidad necesaria y aplicada a los tiempos que demande el material presentado. Inútil presentarse sin sentido del humor.

Para informes, comunicarse al 4982 5463, de lunes a viernes de 13 a 15 y de 20 a 22, o bien a iregruss@gmail.com
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char