domingo, 25 de octubre de 2015

Cuando el día se cansa

EUGENIO MONTALE
(Génova, Italia, 1896- Milán, íd., 1981) 


Limonares*

Escúchame por un momento. Los poetas reconocidos
suelen pasear entre plantas
que nadie conoce:boj, acanto
donde nada esta vivo para ser tocado.
Yo prefiero los caminos que se quiebran
entre zanjas de hierba donde un niño,
buscando en las charcas lodosas,
tal vez capture una ánguila que se retuerce.
La vereda que fluye hacia abajo
y hacia arriba y luego se sumerje entre los penachos
de las varas y llega de súbito a las hortalizas
entre los troncos de musgo
de los limonares.

Aún mejor
cuando el júbilo de pájaros pequeños
se calma devorado por el cielo
todavía más real para aquel que escucha,
el rumor de las hojas tiernas,
en el aire quieto que no respira.
Los sentidos se llenan de un olor pleno de la tierra.
Es como la lluvia en un pecho enfermo,
dulce como el aire que llega
veloz y se desvanece.
Un milagro se calla; todas las pasiones
son puestas a un lado. Los pobres
saben de esta riqueza,
la fragancia de los árboles de limones.

Descubres que las cosas
se dan en silencio y casi revelan
sus secretos más íntimos.

En alguna ocasión, alguien espera
encontrar un error de la Naturaleza,
el punto muerto de la realidad,
el eslabón perdido,
la amenaza que no podemos desentrañar
en orden de llegar a la verdad.

Miras a tu alrededor. Tu mente busca
se endereza, se cae
en el perfume y se expande
cuando el día se cansa.
Hay silencios en que cada uno mira
en cada sombra humana que se marchita
algo divino que se aleja.

La ilusión desaparece, y regresamos a tiempo
a nuestras ciudades ruidosas donde el azul
aparece sólo en fragmentos
alto muy alto entre las siluetas de las torres.
La lluvia filtra la tierra.
Tedio, el invierno quema los techos
la luz escasea y el alma se amarga.
Aún así, un día a través de una reja abierta
entre el lujo verde de un jardín,
el amarillo fuego de los limones,
el corazón se derrite
y canciones de oro penetran en el pecho
desde las trompetas altas del sol.

Versión de Moisés Villavicencio
* * *
The Lemon Trees

Hear me a moment. Laureate poets
seem to wander among plants
no one knows: boxwood, acanthus,
where nothing is alive to touch.
I prefer small streets that falter
into grassy ditches where a boy,
searching in the sinking puddles,
might capture a struggling eel.
The little path that winds down
along the slope plunges through cane-tufts
and opens suddenly into the orchard
among the moss-green trunks
of the lemon trees.

Perhaps it is better
if the jubilee of small birds
dies down, swallowed in the shy,
yet more real to one who listens,
the murmur of tender leaves
in a breathless, unmoving air.
The senses are graced with an odor
filled with the earth.
It is like rain in a troubled breast,
sweet as an air that arrives
too suddenly and vanishes.
A miracle is hushed; all passions
are swept aside. Even the poor
know that richness,
the fragrance of the lemon trees.

You realize that in silences
things yield and almost betray
their ultimate secrets.
At times, one half expects
to discover an error in Nature,
the still point of reality,
the missing link that will no hold,
the thread we cannot untangle
in order to get at the truth.

You look around. Your mind seeks,
makes harmonies, falls apart
in the perfume, expands
when the day wearies away.
There are silences in which one watches
in every fading human shadow
something divine let go.

The illusion wanes, and in time we return
our noisy cities where the blue
appears only in fragments
high up among the towering shapes.
The rain leaching the earth.
Tedious, winter burdens the roofs,
and light is miser, the soul bitter.
Yet, one day through an open gate,
among the green luxuriance of yard,
the yellow lemons fire
and the heart melts
and golden songs pour
into the breast
from the raised cornets of the sun.

*Este poema forma parte de Montale en Inglés, una compilación realizada por Harry Thomas, (Handsel Books, 2005). Thomas es traductor de Joseph Brodsky, y editor de Poemas selectos de Thomas Hardy y Conversando con Poetas, una colección de entrevistas con Robert Pinsky, Seamus Heaney, Philip Levine, Michael Hofmann and David Ferry. Montale en Inglés reúne a 56 traductores. En algunos casos se incluyen diferentes versiones del mismo poema, lo cual nos ofrece la opotunidad de “apreciar los varios modos de traducción”. La versión del italiano al inglés de "Limonares" es de Lee Gerlach.
**
Tomado de 4444millas.blogspot.com.ar
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char