domingo, 6 de marzo de 2016

Soy más afín a las avecillas canoras que a los “compañeros”



ROSA LUXEMBURGO
(Zamość, Imperio ruso, 1871 – Berlín, Alemania, 1919)

«Mi ideal es el régimen social en el que pudiera con la conciencia tranquila amar a todo el mundo. Tendiendo hacia este fin y en su nombre, sabré quizás algún día también odiar»
...
“Fui formalmente interpelada sobre la cuestión femenina y el matrimonio. Un espléndido joven tejedor, Hoffman, está estudiando celosamente la cuestión. Ha leído a Bebel, Lili Braun y Gleichheit, y está sosteniendo una enconada discusión con los camaradas más viejos del pueblo, que siguen sosteniendo que ‘el lugar de la mujer está en el hogar’...”
 Dunayevskaya, Raya (1981). Rosa Luxemburgo, la liberación femenina y la filosofía marxista de la revoluciónMéxico: Fondo de Cultura Económica, 1985
...
“...La época en la que escribí ‘La Acumulación’ es una de las más felices de mi vida. Vivía como embriagada, día y noche no veía ni escuchaba otra cosa que no fuera este problema que se iba desarrollando con tanta belleza ante mis ojos. No sé qué es lo que me producía mayor alegría: el proceso del pensamiento, cuando una cuestión enmarañada no dejaba de dar vueltas por la habitación, o la redacción, el momento de darle, pluma en mano, forma literaria. (...)¿Sabe que en aquel entonces escribí treinta pliegos de un tirón, en 4 meses -cosa inaudita- y que lo entregué a la imprenta sin siquiera repasar el manuscrito una sola vez?”
Carta de Rosa Luxemburgo a Hans Diefenbach. Escrita en la cárcel de Wronke, y fechada el 12 de mayo de 1917. Fundación Rosa Luxemburgo (2009).
...
«Ayer estaba casi decidida a abandonar “de golpe” toda esta “maldita política” o más bien esta cruenta parodia de la vida “política” que conducimos y mandar al diablo a todo el mundo»
...
En una carta escrita desde la cárcel a Sonia Liebknecht, mayo del 17:
«en lo profundo de mí me siento más en casa en un pedacito de jardín como aquí, o en un campo entre los abejorros y la yerba, que… en un congreso de partido… No obstante todo espero morir en la trinchera: en una batalla callejera o en la cárcel. Pero en la parte más intima soy más afín a las avecillas canoras que a los “compañeros”»
...
¿Tienes suficiente como saludo de Año Nuevo?
Entonces procura seguir siendo persona. Permanecer persona es lo más importante. Y ello significa ser firmes y claros y alegres, sí alegres a pesar de todos los pesares, ya que el lloriqueo es cosa de los débiles. Ser persona significa arrojarse toda la vida, si es necesario, ‘a la gran balanza del destino’, pero al mismo tiempo alegrarse por cada día claro y por cada nube hermosa. En fin, yo no sabría escribir recetas de cómo hay que ser persona, sólo se cómo se es, y tu siempre lo sabías, cuando paseábamos juntas
durante horas por los campos de Südende, y el crepúsculo rojizo iluminaba los cereales. El mundo es tan bello, a pesar de todo lo gris, y aún sería más hermoso si no hubiera en él débiles ni cobardes. Anda, aún te daré un beso, ya que a pesar de todo eres una buena muchacha. ¡Feliz Año Nuevo!” 
Carta de Rosa Luxemburgo a Mathilde Wurm, del 28 de diciembre de 1916, desde la fortaleza de Wronke.
Fundación Rosa Luxemburgo. (2009)
...
La justicia de las clases burguesas fue nuevamente como una red que permitió escapar a los tiburones voraces, atrapando únicamente a las pequeñas sardinas.
...
«Por lo demás, todo sería más fácil de soportar si no me olvidara la ley fundamental que me he prefijado como regla de vida: ser buenos, he ahí lo esencial. Ser buenos, muy simplemente. Es eso lo que abarca todo y vale más que toda la pretensión de tener razón»
...
«¡Y cómo comprendo que esté enamorada “del amor”! Para mí el amor ha sido (¿o es?…) siempre más importante, más sagrado que el objeto que lo suscita. Porque permite ver el mundo como una fábula espléndida, porque hace emerger del ser humano lo que él hay de más noble y bello, porque eleva aquello que hay de más común y humilde y lo adorna con brillantes y porque permite vivir en la ebriedad, en el éxtasis…»
Carta a Sonia Liebknecht del 24 de noviembre de 1917.
...
«Sigo siendo de la idea que el carácter de una mujer se mide no cuando comienza un amor, sino cuando termina»
A Matilde Jacob en una carta del 9 de abril de 1915.
...

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char