lunes, 11 de abril de 2016

Somos o no somos

Juan Filloy
(Córdoba, Argentina, 1894-Ibídem, 2000) 

“…como en las viejas escrituras o como en cierta poesía moderna, en la cual el lector percibe hiatos y nexos tácitos que impone la captación del sentido. Obviamente, lo mismo que las licencias poéticas, la palindromía recaba alguna tolerancia a durezas sintácticas y lógicas; y hasta cierta indulgencia cuando la locución adosa perfiles insólitos, tosquedades o quebrantamientos del orden gramatical…” 
J.F.
***
Palíndromos 

Amo la pacífica paloma.
*
¡Ojo! corre poco perro cojo.
*
Se es o no se es.
*
Somos o no somos.
*
Oír a Darío.
*
Amigo, no gima.
*
El rióse de Judas. (Ergo, yo, Goyo Gres, aduje desoírle) 
*
Al reparto, otra perla.
*
A su margen negra musa.
*
Sólo diseca la fe de falaces ídolos.
De Karcino. Tratado de palindromía.
El cuenco de plata, 2005. Ensayo.

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char