sábado, 23 de abril de 2016

Yo vide una garza mora

Simón Díaz

(Barbacoas, Venezuela, 1928-Caracas, id., 2014)

Tonada de Luna Llena

Yo vide una garza mora
dándole combate a un río.
Así es como se enamora
Tu corazón co el mío.

Yo vide una garza mora
dándole combate a un río.
Así es como se enamora.
Así es como se enamora,
Tu corazón con el mío.
Tu corazón con el mío.

Luna, Luna, Luna Llena,
Menguante.
Luna, Luna, Luna Llena,
Menguante.

Anda muchacho a la casa,
Anda muchacho a la casa.
Y me traes la carabina,
Y me traes la carabina.
Pa matá este gavilan
Que no me deja gallina,
Que no me deja gallina.

Anda muchacho a la casa
Y me traes la carabina.
Pa matá este gavilan
Que no me deja gallina.

La luna me está mirando
Yo no sé lo que me ve
Yo tengo la ropa limpia
Ayer tarde la lavé.

La luna me está mirando
Yo no sé lo que me ve
Yo tengo la ropa limpia,
Yo tengo la ropa limpia,
Ayer tarde la lavé,
Ayer tarde la lavé.

Luna, Luna, Luna Llena,
Menguante.
Luna, Luna, Luna Llena,
Menguante.
Ooooh, Luna Llena, póngase.
***
Tonada Del Cabrestero

Camino del llano viene
Puntero en la soledad 
El cabestrero cantando, ay
Su copla en la madrugá 

El toro pita la vaca
Y el novillo se retira
Como el novillo era toro
La vaca siempre lo mira
Mariposa, nube de agua

La luna busca la sombra
Y no la puede encontrar
Porque la sombra se esconde
Detrás de la madrugá

No llores más nube de agua
Silencia tanta amargura
Que toda leche da queso
Y toda pena se cura
Lucerito nube de agua

Ya viene la mañanita
Cayendo sobre el palmar
Y el cabestrero prosigue
Con su doliente cantar

Mañana cuando me vaya
Quién se acordará de mí
Solamente la tinaja
Por el agua que bebí
Lucerito nube de agua.
***
Mercedes

Mercedes se está bañando en las orillas de un río
Mis ojos la están mirando, pero es de un amigo mío

Yo no quisiera mirarla pero no tengo la culpa
Se parece a una esmeralda con flores de chupa chupa
Que yo le avise a mi amigo, muy difícil me resulta

Allá hay un caimán cebao que mide más de una cuadra
Con más cachos que un venado y más dientes que 20 babas

Ella inocente de todo se baña sin percatarse
Que cuando llegue al recodo el caimán puede acercarse
Y yo solo en la barranca, y Mercedes sin fijarse

Me voy corriendo a su casa pa que mi amigo lo sepa
Le echaré una cantaleta y le digo lo que pasa

Que hay un inmenso peligro que corre allí si mujer
Que se lo dice un amigo que algo tenemos que hacer
Que vaya pronto a salvarla, y de ñapa voy con él

Cuando llegamos al pozo la mujer no se veía
El caimán patas arriba, dormía de lo más sabroso

Le di el pésame en el acto y abrazándolo le digo
Eso pasa a cada rato, que son cosas del destino
Y que de aquí en adelante
Que cuente con un amigo.
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char