domingo, 29 de mayo de 2016

Así como el silencio, más largo, aunque no más bello

Lidia Daher 

(Berlín, Alemania, 1980)



Otra vez los días se van
haciendo más cortos

Así como el silencio, más largo, aunque no más bello.
Como si, poco a poco, algo se hubiera terminado.
Algo que no se le puede pedir al vecino.

Falta algo importante, y falta que uno se atreva a hacer ruido.
Incluso con otras palabras esto no sería una canción que
alguien cantara para ti y contra su propio silencio.

Qué se podría decir del polvo sobre los párpados
del despilfarro de la nada, de las costas de la luz
sobre los techos oscuros. Sentados debajo,

preguntamos a las tejas por sus junturas y las tormentas
y la quietud que viene después. Por lo que
está en el aire. Tenemos que aprender este asunto

de estar solos. Como se aprende del sol, o
la lluvia, cuando la luz se refracta en las gotas como
una esperanza, balas alas de los gallos de las veletas.

Versión: Mario Caimi

De El fin de la afirmación. Antología de la novísima poesía alemana. Compilación: Timo Berger – Carla Imbrogno. Buenos Aires – Bahía Blanca, 27 Pulqui – Vox, 2015
(Tomado de Opcit)
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char