domingo, 17 de julio de 2016

Poetas soñando su poema mientras se tragan un carozo

Leónidas Lamborghini 

(Buenos Aires, Argentina, 1927- 2009)

Seol

lo mortal
lo que se oye.
—oíd: el ruido de lo roto en el trono de la identidad
en
lo dignísimo.
—oímos
respondemos: el ruido de lo sagrado de lo unido en
lo dignísimo de
la identidad que se rompe.
oímos lo abierto a lo mortal, la salud rota en
lo mortal: el grito.
—oíd lo roto. lo mortal en libertad. la libertad de lo mortal.
oíd: la libertad de lo roto. el grito.
el trono. el ruido de lo mortal en el trono de lo sagrado
del trono de la identidad.
el ruido de lo roto: la identidad. el trono.
—respondemos: oímos en el ruido el ruido. oímos en el ruido el
ruido. lo sagrado roto o
lo que se une. la identidad en el trono de lo dignísimo o
lo que se rompe en lo unido que se rompe y
abre.
las cadenas rotas de la identidad que se rompe y une. oímos
en lo mortal lo mortal que oímos. lo que se abre a lo mortal:
el grito.
—oíd lo que se oye
oíd lo que se oye.
—oímos el grito de lo mortal de
lo roto de las cadenas. oímos el ruido de lo mortal
en el trono. oímos en el ruido el ruido de lo roto de
las cadenas. de la identidad unida que se rompe y
une: —respondemos
respondemos.
—oíd lo que se oye: en el camino su oíd la salud rota
en el trono. en sus cadenas.
las cadenas de la libertad de lo mortal en el trono
en lo que está coronado o de gloria que se rompe o
une.
—oímos en el ruido el ruido. oímos en lo roto lo
roto coronado que
se rompe.
—oíd lo que se oye.
—oíd lo que se oye.
—oímos lo que se abre: respondemos. lo que está abierto
en el ruido. respondemos respondemos.
oímos en el ruido el ruido. el grito. el trono
de la identidad que se abre a lo mortal. el ruido de
lo mortal. el ruido en
libertad de las cadenas. el trono en la gloria de lo
dignísimo de la identidad de
lo sagrado de la identidad coronado o
que se rompe. o que se abre
en el camino su de. y se rompe o une y se une y rompe.
respondemos respondemos.
—oíd lo que se oye. oíd
lo que se oye.
—oímos la libertad de lo unido o su gloria o lo roto
que se rompe o une, el ruido de la identidad unida que
se abre rota. lo mortal.
oímos en el ruido el grito. el trono en la gloria de
la identidad unida o en lo mortal abierto
a
lo que se rompe. el grito
de la identidad en el trono
de lo unido en su gloria o
que se rompe y une en el grito.
en lo dignísimo de la identidad o
lo roto que
—oíd lo que se oye.
—oíd lo que se oye.
—oímos en el ruido el ruido. oímos
en el ruido el ruido. oímos. respondemos.

Cortesía de Isaías Garde
***
POETARIO DE LOS SUEÑOS 

Parterre 1
Poetas soñando su poema antes de pronunciar la palabra Suiza.
Poetas soñando su poema después de pronunciar la palabra Suiza.
Poetas soñando su poema en el momento mismo de pronunciar la palabra Suiza.
Poetas soñando su poema poco antes de pronuncia la palabra Suiza.
Poetas soñando su poema poco después de pronunciar la palabra Suiza.
Poetas soñando su poema inmediatamente después de pronunciar la palabra Suiza.
Poetas soñando su poema inmediatamente antes de pronunciar la palabra Suiza.
Poetas soñando su poema mucho antes de pronunciar la palabra Suiza.
Parterre 2
Poetas soñando su poema mientras pronuncian la palabra Suiza.
Parterre 3
Poetas soñando su poema antes de ser cubiertos con una delgada capa de harina de trigo.
Poetas soñando su poema después de ser cubiertos con una capa de harina de trigo
Poetas soñando su poema en el momento mismo de ser cubiertos con una delgada capa de harina de maíz.
Parterre 4
Poetas soñando su poema inmediatamente después de recibir un golpe en la nuca.
Parterre 5
Poetas soñando su poema un poco antes de sentarse en una silla.
Poetas soñando su poema mucho después de sentarse en una silla.
Poetas soñando su poema después de haber caído en una zanja.
Poetas soñando su poema en el momento mismo de caer en una zanja.
Poetas soñando su poema poco después de sentarse en una silla.
Poetas soñando su poema inmediatamente después de sentarse en una silla.
Parterre 6
Poetas soñando su poema después de tragarse un carozo.
Parterre 7
Poetas soñando su poema inmediatamente antes de ser cubiertos 
con una delgada capa de harina de maíz.
Poetas soñando su poema poco antes de recibir un golpe en la nuca.
Poetas soñando su poema en el momento mismo de sentarse en una silla.
Poetas soñando su poema mucho después de ser cubiertos con una 
delgada capa de harina de maíz.
Parterre 8
Poetas soñando su poema mientras se tragan un carozo.
Poetas soñando su poema inmediatamente antes de tragarse un carozo.
Poetas soñando su poema en el momento mismo de recibir un golpe en la nuca.
Parterre 9
Poetas soñando su poema poco después de introducir su mano derecha
en una bolsa de polietileno.
Parterre 10
Poetas soñando su poema inmediatamente antes de hacer un tilde.
Poetas soñando su poema después de soplar en una cerbatana.
Poetas soñando su poema mucho después de soplar una cerbatana.

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char