miércoles, 11 de febrero de 2015

Esa chica se parece a mí

Javier Cófreces, Eduardo Mileo y Alberto Muñoz
(Argentina, Buenos Aires, 1957; Buenos Aires, 1953; Buenos Aires, 1951 respectivamente)



Titanes

"Un titán es una persona de excepcional fuerza, que descuella en algún aspecto. También, una grúa para mover enormes pesos. Pero Titanes son también los hijos varones de Urano y Gea, que crearon toda una estirpe con sus hermanas, las Titánides", escriben los poetas en el prólogo. Y agregan: !Este libro no habla de grúas ni de mitología –aunque algunos de sus personajes hayan devenido en mito–, pero sí de personas que han descollado en algún aspecto de la vida social y cultural. No obstante, tampoco es este el motivo por el cual nos interesan, sino porque son ellos quienes nos han educado, en el amplio sentido de la palabra." "Vaya uno a saber por qué Paul Celan, Erik Satie, Juan Ramón Riquelme, han sido titanes. La arbitrariedad, si no avisa, no traiciona. Un titán es algo para un rato, como la vida."
**
De Javier Cófreces, dedicado a Luis A. Spinetta:
  
Despecho

Cansado de llorar por Cris,
Le escribiste una canción.
Se comenta que ella jamás te la agradeció.
Nosotros seguiremos cantando ese blues
hasta que Cristina reflexione,
aunque ya sea demasiado tarde…
Tal vez la chica algún 8 de febrero
se digne arrojar un tiste crisantemo
al Río de la Plata, donde tus cenizas brillan
entre escamas de pescados rabiosos.
**
De Alberto Muñoz, dedicado a Carlos Marx:
La lámpara de Marx

Quiénes éramos, amor, aquellos que leíamos

en la isla a la luz de una lámpara de kerosén
a Marx. La luz era clandestina, la noche
clandestina, sólo la llama de la vela parpadeando.
El pabilo, el sebo, los fósforos, clandestinos.
A Marx lo leíamos así, en la oscuridad. Todo apagado.
Amor, ¡la brasa del cigarrillo era demasiada luz!
**
Eduardo Mileo, dedicado a Al Pacino:

Mudo 
en el silencio de la angustia.
Nadie sabe
realmente qué es la locura.
La sangre
está en la lengua.
Se mira con la voz. 
Se grita con los ojos.
**
"Cierta luz desde hace 300 años alumbra / los oficios más nobles con sencillez y austeridad. / Mi abuela cosió toda su vida / cada vez que miraba el cuadro que adornaba / la pieza de arriba (donde zurcía y bordaba), / repetía: 'Esa chica se parece a mí, / usé trencitas así hasta que me casé'", susurra Mileo en "La costurera", donde el titán evocado es Johannes Vermeer.
***
"Yo aprendí a cantar a tu lado. Querías rehacer / Los Abuelos de la Nada. No era Marechal a quien escuchábamos. / Era a vos, a tu nada cívica, a la carnadura, / al cadáver que los caracoles espían, / mitad negros y mitad blancos como el blues. / Yo soy tu protoplasma; no canto más, / he dejado de ser un gaitero. / Estoy en un embalse y te recuerdo como un gallo, / como un amor rápido", escribe Muñoz a Miguel Abuelo.

Javier Cófreces, Eduardo Mileo y Alberto Muñoz. Ediciones en Danza, 2014.


Comentarios tomados de http://tiempo.infonews.com/nota/141862/tres-poetas-unen-sus-voces-para-rendir-un-homenaje-a-los-titanes
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char