martes, 10 de febrero de 2015

Miré lo alto del humo su magnífica cúpula

Hugo Luna
Tomada de campodemaniobras

(Concepción del Uruguay, Entre Ríos, Argentina, 1959) 

Sé chofer

Sé chofer, dijo mi padre
y nunca te preocupes por la poesía.
Patrick Galvin

Mi padre no daba consejos. Había sido
panadero y había repartido pan a caballo
por los campos y había sido
cuidador de rosas en una plaza.
Cuando le dije que estaba enamorado
mi padre no me dijo corré a buscarla
sabía que los dolores se pagan con los años
y solamente amaba
la poesía.
Por qué mi padre nunca me dijo “sé chofer”
manejá tu vida por estos caminos adversos
dejate de joder con la oscuridad del alma
con los poetas malditos y las uvas doradas del sol
o su mosto.
Lo único que una vez mi padre me dio
fue a fumar un cigarrillo en la noche
yo miré el humo miré cómo desaparecía
miré lo alto del humo su magnífica cúpula
escuché las campanas del humo y un ángel
de humo se posó en mí.
Fue innecesario renacer y morir
y atribuir al lenguaje
la esperanza de liberarnos.

Para leer algo más del autor, haga clic aquí
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char