lunes, 4 de abril de 2016

¿O es que temes, alma, su silencio, o acaso tu silencio?

JUAN L. ORTIZ
(Puerto Ruiz, Entre Ríos, 1896 - Paraná, Entre Ríos, 1978)




NO TE DETENGAS ALMA SOBRE EL BORDE...

No te detengas alma sobre el borde
de esta armonía
que ya no es sólo de aguas, de islas y de orillas.
¿De qué música? 

¿Temes alma que sólo la mirada
haga temblar los hilos tan delgados
que la sostienen en el tiempo
ahora, en este minuto, en que la luz de la prima tarde
ha olvidado sus alas
en el amor del momento
o en el amor de sus propias dormidas criaturas:
las aguas, las orillas, las islas, las barrancas de humo lueñe?
¿O es que temes, alma, su silencio,
o acaso tu silencio?
Serénate, alma mía, y entra como la luz
olvidada, hasta cuándo?
en este canto tenue, tenuísimo, perfecto.
.
.
(Poema extraído de El AIRE CONMOVIDO. Editado junto con EL ALBA SUBE y EL ÁNGEL INCLINADO. Editorial LOSADA)
Cortesía de El Paseante Libros
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char