viernes, 19 de agosto de 2016

Saberse inútil como el tiempo perdido

Silvia Arazi
Tomada del blog musicarara

(Buenos Aires, Argentina, 1956)


Otras puertas

Deja caer la taza sobre la mesa,
olvida el agua que hierve,
se olvida.
En el primer hervor, le dicen.
Atención, le dicen.

Saca la botella de la heladera.
Apaga el fuego.
Un poco más de agua, le dicen.
Un poco más de atención.

El señor la llama desde su cuarto
y le pide un té.

Dora guarda los platos en el aparador blanco,
minuciosamente,
como si fueran secretos,
fugas,
llaves.
***
Plegaria

Verde celeste pido para jugar
un poco.
(ganas de morir de pronto y de repente)
Juego de manos,
juego de villanos.

Hadas plateadas pido, 
con voladitos blancos.
Mantos purpúreos, 
pumas,
ademanes de reinas.
(saberse inútil como el tiempo perdido)

Besos de caballero, pido,
bocas rubias,
sabrosas.
¡Puro deleite!
Verde celeste pido para jugar
un poco.
(saberse sola , extraviada y ausente)
***
Mientras hablan de flores

(En el patio, tomando té de menta).

-En el jardín del fondo de mi casa,
dice Claudine, con vanidad de niña,
hay magnolias, claveles, lirios, jazmines
La interrumpo.
-¿Hay flores amarillas?
-Sí, crisantemos erguidos como soldados chinos.
-¿Y hombres? ¿Hay hombres? –pregunto sin mirarla.
-Hay hombres escondidos
detrás de los arbustos… espían por las noches.
Tienen pechos mullidos como un sofá de pana
y manos de doctores: limpias y perfumadas.
-Ah
-También hay mujeres, detrás de los rosales. Ellas
suspiran, manejan coches blancos, tropiezan
con sus sueños,
duermen la siesta, lloran.
Bebe un sorbo de té y agrega:
-Son bellas y son tristes. Viven mirando el cielo,
contando las estrellas,
escribiendo tonteras de mujeres vecinas
que toman té en un patio,
mientras hablan de flores.
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char