sábado, 22 de agosto de 2015

Algo se vuelve líquido lejos de mi alcance

Brian Patten 
Tomada de apologadelaluz-jorgeespina.blogspot.com

(Liverpool, Inglaterra, 1946- )


Una brizna de hierba

Pides un poema
Y te ofrezco una brizna de hierba.
Dices que no es bastante.
Tú pides un poema.

Yo digo que esta brizna de hierba lo será.
Se ha vestido de escarcha,
Es más inmediata
Que cualquier imagen que se me ocurra.

Dices que no es un poema,
que es una brizna de hierba y la hierba
no es lo suficientemente buena.
Te ofrezco una brizna de hierba.

Estas indignada.
Dices que es demasiado fácil ofrecer hierba.
Es absurdo.
Cualquiera puede ofrecer una brizna de hierba.

Tú pides un poema.
Y así, yo te escribo una tragedia
Sobre cómo una brizna de hierba
Se vuelve más y más difícil de ofrecer,

Y sobre cómo a medida que envejezcas
Una brizna de hierba
Se vuelve más difícil de aceptar.

Versión s/d
**
Old Crock

Soy el último de los astronautas, cambio:
devuelvo mensajes de oscuros planetas;
fumarolas de las hojas ardientes
algo se vuelve líquido lejos de mi alcance.

Soy el último de los astronautas, cambio:
vine aquí, emergiendo como ballena
a través de océanos hechos reales por alquimistas

Escucha: insectos espaciales rascan en rededor de la cabina,
el pánico se filtra, volcándose sobre los controles;
piojos bloquean los tubos de aire, comen mi cerebro.

He olvidado mis píldoras espaciales,
quizás explote.

En cuanto al cerebro: en su mayoría es maquinaria de cualquier modo,
eso no preocupa; sólo la memoria
se siente suave y digerible.

Mi único miedo: que los piojos aniden aquí
coman las formas que he traído conmigo.
Aún ahora siento mi nostalgia rompiéndose.

Alguien más ha llegado aquí,
explorador espacial desnudo, situado invisible aquí.
Estoy obsoleto, me dice, sosteniendo un espejo.
Soy el último de los astronautas, escucha:
blanco como cráneo yo sonrío,
blanco como cráneo evidentemente loco.

Traducción de Óscar Muciño
**
Parte de la fiesta

Él dijo
Quedémonos aquí
Ahora que este lugar está vacío
Y hagamos gentil pornografía el uno con el otro,
Mientras los invitados de la fiesta se marchan
Y el amanecer se desliza
Como un extraño.

No vacilemos
Sobre lo ya sabido
O sobre lo muy frío que este lugar se ha vuelto
Vamos a abrir nuestras mentes
Y dejemos libres
A los locos cocodrilos del amor.

Y así lo hicieron
Entre las madreselvas y las manchas de cerveza
Y más tarde
Él tomó un bus y ella un tren
Y todo lo que hubo entre los dos
Fue lluvia.

Traducción: Jiménez Emán

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char