martes, 18 de agosto de 2015

Y la mar de fusilados melancólicos

BRUNO DI BENEDETTO

(Avellaneda, provincia de Buenos Aires, 1955.
Desde 1979 reside en Puerto Madryn, Chubut






SATURNISMO

¡Ay, su anillito de plomo/ ay, su anillito plomado!
Federico García Lorca


La envenenación del plomo puede venir lenta, como por goteo, o
ser instante puro (en caso de administración vía tiro de revólver o
fusil): el anillo de Saturno es lastre que lleva a las dos estaciones
de lo profundo: la locura y la muerte. Calígula, Cómodo, Nerón,
Caravaggio, Goya, Van Gogh y la mar de fusilados melancólicos
saben de su entrañable opacidad: ni los rayos equis logran brillar
en esa película gris donde no ganan buenos ni malos. La plomada
es de obediencia vertical: señala el centro de la caída, y el centro
está en cualquier parte donde la densidad del metal guste mandar.
Lo duro se agazapa en lo blando. El resto se lo lleva la gravedad.


De Cámara de niebla, DelValleBajo Ediciones, Viedma, 2015.
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char