jueves, 29 de octubre de 2015

Sin pelos en la lengua

ALEJANDRO SCHMIDT
 (Villa María, Córdoba, Argentina, 1955) 




Consulto en lo sagrado

A poco de leer a Eugenia Almeida
(su historia del pan en el periódico
Su resto de luz en unos libros)
Hablamos de pintura con mi hijo y a poco discutimos
(yo quisiera escribir
Y siempre quiero
Como si fuera a hallar
Mi mano
El paraíso)
Digo
Ya está bien
contento de lo ciego que palpa su lenguaje
 aprecio el artificio
apetencias de otro orden

Consulto en lo sagrado el ardid del diablo
En Job y Zacarías
En los moluscos

(lo virtuoso de toda enumeración
Deviene en la digitalización del caos)

me digo
A mucho de vivir
No ir lentamente
Supuesto de un dios hampón de tumbas.

Qué hacés con la basura

Al lado abren puertas
Quién enseñó
Éste es Vallejo
Aquello la penumbra modernista

A poco de escribir
muy mal sentado
Por grandes noticias que boquean
Conocido del fracaso
Y recompensado con maldad
Pienso en fumar
En otras bendiciones
Y atroces pasatiempos

 A poco de escribir toda una vida
El arte de caer es lo frecuente
Menos
Supongo
El arte de triunfar con una espina

A poco de casi siempre
A poquísimo
(para desdén de augustos empleados)
Y menos vacilante
 más resignado
Qué justo
Que rezado en un juego de dados:
Mallarmé o la estupidez de la literaturitis

Contabas qué hacés con la basura
Esas cáscaras o pensares de otra grafomanía encadenada
De a poco cada uno
 explicará
Donde comía el ser
Lo que sobró

A poco de fregar entre mil monstruos
Al bien de sonreír y producir
Eruditos de infamia
Extraños anhelados
Asuntos de un recurso que medra con lo eterno

Por la noche
Mueven grandes maquinarias las demoliciones

A poco de estar atentos expectantes
Cuál fue el premio

Y si Eugenia Almeida no hubiera nacido en la Oportunidad?
Y Selva Almada en la predicación?

Uno de los inconvenientes de mi lectura es la costumbre de picar
Un poco de comida vietnamita acá
Un tanto de Charles Manson por allá
Y además
Los pistolones de Burroughs
Y además Sarmiento o Elmore Leonard

(comentarías el capitalismo de tu lectura
Su orilla populista?)

qué hacés con esa soledad?
Vamos
Considerando que el Otro existe
Y el tiempo no

A poco de animarse en lo feriado

Pobre!!!
La risa de un idiota o dos contando los peldaños
Todo está vacío y sin embargo
VIAJAN

A poco de la analgesia y la paremia
(como paresia lingual
O escudo griego)
 A mucho del mar
Y
Velozmente

Para los cirujanos que arrancan un pedazo de carne y le llaman vida
Para los que suman signos
Es muy importante la
Precisión
Es imperante la deglución

A poco de escuchar algún infinitivo
Recuerdo
Se me hace un recuerdo
Lo presente

A tanto de vivir
Muy maldiciente.

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char