jueves, 16 de febrero de 2017

Y no es más que un manojo de anhelo

MARY OLIVER 
(EE.UU., 1935)


LA MANERA EN QUE EMPIEZA

Un cachorro es un cachorro es un cachorro.
Probablemente esté en una cesta junto a otro puñado
de cachorros.
Entonces se hace un poco más grande
y no es más que un manojo de anhelo.
Él ni siquiera puede entender lo que está pasando.
Alguien lo levanta y dice:
"Quiero éste".
**
PERCY (2002-2009)

Esto -le dije a Perry cuando me levanté
de la cama y fui
al sofá del salón donde
no estaba haciendo nada, aparentemente- esto
se llama pensar.
Es algo que hacen las personas,
no como el resto de las criaturas de la tierra,
como un perro, un árbol o una flor.
Sus ojos me cuestionaban.
“Bien, de acuerdo”, dijo. “Si tú lo haces, estará bien.
Pero ahora
prefiero un beso”.
Y junto a mí,
escondió su cabeza rizada
y, dulce como una flor, durmió.
***
Una entrevista,  aquí
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char