viernes, 24 de febrero de 2017

Parece que ahora debo despedir a la Musa

William Butler Yeats
 (Irlanda, 1865- Francia, 1939)


La fascinación por lo que es difícil

La fascinación por lo que es difícil
ha secado la savia de mis venas
y ha expulsado la auténtica alegría
y el innato placer del corazón.
Algo inquieta a mi potro, cual si fuese
de sangre impura, inepto para el salto
de una nube a la otra en el Olimpo;
tiembla bajo la fusta, tira, suda
y, como si arrastrara lastre, brega.
Malditas obras, siempre mal montadas;
la lucha diaria contra el tonto, el pillo,
el negocio del teatro y su gestión.
Juro que antes de que comience el día
iré al establo y quitaré el pestillo.
**
Dos versiones de
Un abrigo

De mi canto hice abrigo,
lo cubrí con bordados
que extraje de los mitos,
desde el talón al cuello;
los necios me lo hurtaron,
lo exhibieron al mundo
cual si fuera algo suyo.
Deja que se lo lleven,
canto mío, ir desnudo
es mayor desafío.

Traducción de Eleonora González Capria y Ricardo H. Herrera.
**
UN ABRIGO

De mi canto hice un abrigo
desde el tobillo hasta el cuello
cubierto con los bordados
de viejas mitologías;
mas los tontos lo cogieron,
para exhibirlo ante el mundo
cual si por ellos urdido.
Canción, deja se lo lleven,
que existe mayor audacia:
caminar todo desnudo.

Trad. de Ricardo Silva-Santisteban
*
A COAT
I made my song a coat
Covered with embroideries
Out of old mythologies
From heel to throat;
But he fools caught it,
Wore it in the world's eyes
As though they'd wrought it.
Song, let them take it,
For there's more enterprise
In walking naked.
**
LA TORRE
(parte 1)

¿Qué haré con esta cosa absurda
–oh corazón, turbado corazón–, esta caricatura,
este tiempo decrépito que me han atado como un palo
a la cola de un perro?
Nunca tuve imaginación
más viva, fabulosa y pasional
que ahora, ni sentidos
que más esperan lo imposible,
no, ni aun en la infancia, cuando con caña y mosca
o el humilde gusano trepaba la ladera del Ben Bulben
con todo un día eterno de verano a mis pies.
Parece que ahora debo despedir a la Musa,
cultivar la amistad de Platón y Plotino
hasta que los sentidos y la imaginación
puedan hallar contento en el debate
y convivir con abstracciones; o bien sufrir la burla
de un caldero abollado en los tobillos.

Versión de Jordi Doce
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char